Los primeros computadores en Chile

Protagonistas

En esta historia hay múltiples protagonistas:

Don Efraín Friedmann, director del departamento de Matemáticas de la Universidad de Chile, profesor, ingeniero y primer gerente general de la EMCO. Él negoció el arribo del IBM 360/30 en 1966 con la finalidad de formar especialistas y enseñar a los jovenes ingenieros, en forma práctica, él lenguaje técnico y matemático del futuro, familiarizándolos con los nuevos procesos de análisis, programación y operación de los sistemas electrónicos de cálculo. De lo que se trataba era de introducir, a gran escala, el estudio de la computación en Chile.

El mismo objetivo se planteó don Alvaro Marfán, ex-Vicerrector económico de la Universidad Católica, miembro del comando de Eduardo Frei – dirigió su campaña presidencial -, profesor Universitario y Presidente de la Comisión Nacional de Procesamiento de Batos. Este hombre, impulsor del uso práctico de la computación – ya que los computadores de las Universidades estaban destinados al estudio, a excepción de ciertas horas en que se arrendaban a la Empresa IBM y al Banco de Chile, para costear los US$600.000 del sistema 360 (unos 24 millones de escudos, aproximadamente)- comenzó a pensar en la posibilidad de importar computadores para el servicio público; él trabajaba en un plan nacional, en la CORFO – hay que recordar que no existía el MIDEPLAN- cuando se hizo necesario el uso de computadoras (por el nivel de cálculos requeridos). En ese entonces se solucionó el problema mandando los datos por avión a Buenos Aires. Allí se procesaban, y los resultados eran enviados de vuelta en el próximo vuelo.

Cuando el Presidente Frei creó la Comisión Nacional de Procesamiento de Datos y Le nombró corno presidente de ella, se abocó firmemente a la causa de la modernización del país. Finalmente, la comisión recomendaba la creación de una Empresa de Computación que prestara servicios a todos los organismos y empresas estatales que lo requiriesen. El resultado fue la EMCO, que ofrecía básicamente tres tipos de servicio: análisis de sistema y programación, arriendo de tiempo del sistema computacional y capacitación de personal.

No podemos dejar de nombrar a algunos testigos olvidados: Gonzalo Rivera y Carlos Thomas, los primeros encargados del IBM 360/30, y Eugenia Muñoz, secretaria asignada al departamento de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile.

2 respuesta a “Los primeros computadores en Chile”

Deja un comentario