Sólo para decir que ya me acostumbré a dormir sin el ruido de las micros. Eso sí que el sol de la mañana nos saca tempranito de la cama.
El corredor y la dueña del depto nos tiene sorprendidos por su disponibilidad a arreglar los detalles qué tiene… ¡plop!