“La Policía Internacional evitó ayer que un menor de ocho años de Villa Baviera, con orden de arraigo, viajara rumbo a Alemania.

El operativo se produjo justo cuando el niño estaba por abordar el avión junto a sus padres y a su tío Wolfgang Muller, jerarca de Colonia Dignidad, a quien la Corte de Apelaciones de Talca le concedió permiso por 30 días para salir del país, en momentos en que se encontraba bajo arraigo.

Como diría la sentencia bíblica: “que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda”. Así la justicia chilena se va a ganar el respeto el día del cuete.