aaahh.. la cordillera

Llovió toda la noche y la mañana en Santiago, y ahora desde mi ventana se ve la cordillera nevada, que da un gusto. Le hacía falta el agüita a la ciudad… ¡se puede respirar!

Deja un comentario