Cómo añoro en estos momentos esos días en que volvía de campamento y tenía una semana para recuperarme. Como aquella vez que volví del jamboree de Tierral Parral, por el lejano 95 (¿o fue en el 96?) y dormí alrededor de 28 horas seguidas, sin contar el tuto que me di cuando esperaba el bus desde las 7 a las 9 de la mañana (¡parado!) y el del mismo bus (deben haber sido dos o tres horas).
Ahhh… vacaciones, tiempo libre… ¿qué es eso? llorando.gif. No debería quejarme, pero hace días que ando con la reflexión de que se trabaja para vivir y no al revés. Bueno, habrá que tomarlo con filosofía… este será el momento de sembrar para cosechar más adelante… pero igual estoy cansado y algo colapsado… mucho en poco tiempo… quién lo diría, pero incluso tuve que rechazar una peguita por ahí… ni yo lo creía.
Ok, será mejor que me vaya al tuto, que me estoy cayendo. Además casi no tengo voz, pero por fin estoy saliendo del resfrío.
Eso sí, una cosa no cambio: que mi amorcito me vaya a buscar al bus. Antes volver a la pensión sin que nadie te pescara y estando más solo que un dedo no era un panorama muy agradable. Ahora da gusto volver a casa sonrisa.gif