Un día de perros

O por lo menos así lo tenía previsto. Tenía que instalar un sistema que estamos desarrollando y que se ha caracterizado porque siempre que vamos donde el cliente, falla. Además debía ir a dejar una batería de notebook a reparación, pero no alcanzaba por lo de la instalación (hay que dejar constancia que cada cosa que calculamos para una hora, donde el cliente se extiende el triple). Más encima debía preparar una capacitación para mañana y lograr zafarme en la mañana para poder realizarla.
Asi que me preparé para un día de locos.
Y no pude estar más equivocado. La instalación anduvo sin problemas, las correcciones fueron menores (adaptación de conexiones a datos no mas)… y me desocupé tempranísimo. Y más encima, me conseguí la mañana de mañana… y alcancé a ir a dejar la batería a reparación.
Aaaaahhh… parece que el mentalizarse da resultados positivos sonrisa.gif.


Fecha: Décimo día (semilla solar amarilla) del octavo mes.

Deja un comentario