Comentando el comentario

“Si es que se piensa que votar por la izquierda es un voto perdido, asi cuando chucha nos vamos a deshacer de la concertraicion y de la derecha. Siempre escucho ese estupido comentario “pa que voy a votar por la izquierda si ni van a salir” los weones asi se merecen el pais que tienen, ni siquiera tienen el valor de luchar. esperan sentados que por arte de magia se les arregle el pais.”

Esto me escribieron como comentario al post “Hirsch”, y sobre el cual me había explayado anteriormente en el post “Consecuencia política”.
Aún así, creo que esta cosa merece otra vuelta de tuerca. Me dicen “cuando chucha nos vamos a deshacer de la concertraicion y de la derecha”. Bueno, debo aclarar que a la izquierda no le interesa deshacerse de la concertación ni de la derecha. Tampoco le interesa, por el momento, acceder a la presidencia. No es por nada que se bajó Moulián y que se armó la pelotera con la Zurda.
Claro, porque el “juntos podemos” no se iba a arriesgar mostrando visiblemente al partido comunista como articulador. Pero que es un poder en las sombras, lo es.
Hablemos claro: las organizaciones civiles son tan variadas como sus miembros. Cada uno tira para su propio lado. Y cuando llega el momento de juntarse… siguen tirando para su propio lado. Una coalición que no tiene capacidad de compromiso para un objetivo común y con medios comunes, no tiene futuro.
Por eso el PC sabe muy bien que se deben concentrar en las elecciones parlamentarias. Y en los diputados, para ser más exactos. Obtener representación parlamentaria es el objetivo. ¿La candidatura presidencial? Simplemente para hacer un saludo a la bandera y, tal vez, obtener minutos en los noticiarios y en la franja electoral.
“Ni siquiera tienen el valor de luchar”, me dice el socio. Pero en la lucha siempre hay que tener un objetivo, o si no se es suicida. Y los objetivos del “juntos podemos…” son tan variados como sus componentes. ¿Me van a decir que esa coalición busca derribar el sistema actual? Por favor. Hay que ser muy iluso para pensar eso. Sin sistema, pierden sentido. Lo que quieren es poder entrar al juego, via parlamentarios. Y eso me aprece mucho más sano, realista y posible.
Lo dije anteriormente: para votaciones de diputados y senadores, no tengo problemas para votar por la izquierda (siempre y cuando haya un buen candidato, no pastelazos). Pero para las presidenciales es un cuento muy distinto.
Para el registro, yo no dejo de votar por la izquierda porque “no van a salir”, sino porque no son una alternativa real. No pasan, por el momento, de ser un voto de repudio o castigo. Pero las posibilidades de que hagan gobierno son nulas.
“Eesperan sentados que por arte de magia se les arregle el pais”. Sí, quizás haya algo de razón en esta crítica. Pero lo que sucede es que no estoy dispuesto a volver a ser carne de cañón para que un par de imbéciles se lleven el cargo y luego siga todo igual. Ya pasé por eso. No gracias.

2 comentarios en “Comentando el comentario”

  1. el problema no es atreverse, lo que pasa es que la “izquierda “izquierda”, tampoco lo es. Acaso era la Unión Sovietica una sociedad que queríamos?. No, entonces que pitaos toca el PC en la “izquierda”.

Deja un comentario