Lecturas matutinas

A veces me sorprendo por cosas simples. Por ejemplo, que aún existe gente que lee en las micros. Pero me llama la atención el tipo de lectura. Por ejemplo, en las mañanas encuentras dos tipos de lectores: los obligados y los religiosos (aunque no sé si son dos categorías distintas lol.gif).
Los obligados son todos esos chicos universitarios repasando los apuntes antes de la prueba y aquellos vendedores leyendo informes, cuentas o facturas. Los de la segunda categoría siempre leen estos libritos pequeños que hablan de las interpretaciones de la biblia, o de lo grande que era Job, el fin de los tiempos o cómo sobrevivir en este mundo entregándose a la gracia del señor.
A medida que transcurre el día la oferta se diversifica. Y aún cuando son pocos, siempre es agradable ver gente que se culturiza, que lee.
A propósito, esto me recuerda una conversación con mi suegro el fin de semana. Resulta que salió el tema de los libros (y cómo los cuidan en esa casa), y me contó que en 5º de humanidades un profesor les enseñó a leer (entendido como el proceso de leer en forma profunda, entendiendo, etc). Pues bien, este profe les dijo que los que escribían en los libros eran unos burros. Y yo no estoy de acuerdo.
Un libro es algo vivo, que tiene esos espacios vacíos en los bordes para llenarlos de anotaciones, reflexiones e interpretaciones. Los libros, sobre todo aquellos que te hacen pensar son para rayarlos, subrayarlos, anotarlos y comentarlos. Sí, sólo se puede hacer con los libros de uno, lo tengo claro. Pero me parece que es de cortas luces el restringir la libertad de apropiarse de ellos, en el mejor sentido de la palabra, para poder asimilarlos, aprehenderlos.
Yo no rayo libros muy seguido, pero no me niego a ello (cosa de ver los que usé para mi tesis).
La bruja usa el método de escribir notas al final de los libros, el papá de mi suegro escribía hojitas sueltas y las ponía dentro de los libros. Yo soy muy despelotado para hacer eso, y tomo muchas notas como para que quepan en las páginas finales. Por eso prefiero rayarlos completos y llenarlos de postits o autoadhesivos marcadores.
¿Mencioné que me gusta leer?

5 comentarios en “Lecturas matutinas”

  1. Totalmente de acuerdo contigo… aún conservo cierta timidez para rayar los libros propios, pero como dices, es la mejor manera de apropiárselos.
    Y me uno a la petición de que nos recomiendes algo, ¿te parece?
    Cariños,

  2. Totalmente de acuerdo contigo… aún conservo cierta timidez para rayar los libros propios, pero como dices, es la mejor manera de apropiárselos.
    Y me uno a la petición de que nos recomiendes algo, ¿te parece?
    Cariños,

  3. Bueno, uno bien lindo y con enseñanzas ocultas es “Un mago de terramar”, de Ursula Le Guin. Pero en este momento estoy leyendo “El Cerebro y el mito del yo”, de Rodolfo Llinas. Es un libro sobre las bases biológicas de la conciencia. Denso, pero muy bueno 🙂
    ¿Qué generos les interesan?

Deja un comentario