Transmutar el miedo

Luego de dos dias de reflexión y de poner las cosas en perspectiva, he llegado a la conclusión de que tampoco es tanto lo que debe preocuparme. Es decir, el fin de este movimiento cláramente es alterar los estados de ánimo de las personas. El terrorismo busca el terror (venga de donde venga), por lo que caer en la desesperación es entrar en el juego.
¿Y cuáles son los beneficios para el poder el que haya masas aterrorizadas? Simple. Se acalla la crítica (todo es válido para cazar a esos bastardos), se uniformiza el pensamiento, es más facil pasar a llevar los derechos civiles (que bien se recuerda eso, por allá en los 80)… en suma, se hace más facil el control.
Entonces, una vez informado de lo que está sucediendo (y con la firma intención de continuar), hay que dejar el miedo a un lado. Abandonar nuestra vida normal por refugios antinucleares sería el triunfo del terrorismo. Y eso no puede ser.

Una respuesta a “Transmutar el miedo”

Deja un comentario