Alaluz

En busca de la Aleteia

Sectas

¿Qué diferencia una escuela de pensamiento, de ética y/o moral, de una secta? Y hablo de secta en el peor sentido de la palabra. Me hago esta pregunta porque la semana pasada me devoré el libro de Amy Wallace, “Aprendiza de Bruja: mi vida con Carlos Castaneda”.
Es increible ver cómo una enseñanza que en esencia se ve bastante correcta y liberadora, terminó convirtiéndose en un instrumento de control y de parasitismo emocional que destruyó más de una vida.
No me tomen mal. Creo que los principios enunciados por Castaneda en sus primeros libros son bastante buenos y enfocan el mundo de una forma maravillosa. Conceptos tales como tener la muerte como consejera (o sea, te vas a morir en cualquier momento, asi que disfruta), enfrentar la vida como un guerrero (como si cualquier instante fuera a ser el último, por lo que hay que dedicarle tiempo y pasión a todas las actividades que uno realiza), el desatino controlado (es decir, que puede que lo que elegí creer esté equivocado, pero aún así elijo jugar a creerlo), la existencia del depredador (ver el experimento cassiopea), el desapego (no permitir ser controlado por emociones desbocadas, ni por chantajes emocionales de otros), dejar a un lado la importancia personal, tienen sentido y parecen armar un sistema coherente. Mientras no me vaya al desierto a comer peyote y saltar desde un barranco para pasar a la segunda atención, creo que todo bien.
Pero el enterarse de primera mano cómo todo lo que se dijo en los libros fue pervertido y negado, que los principios libertarios fueron relegados y que Castaneda asumió totalmente su papel de gurú, aún cuando lo sospechaba (participé tiempo atrás en el foro de sustained action, dedicado a desenmascarar a Castaneda), no deja de ser muy fuerte.
Entonces la pregunta es cómo se llega a esto. Tal como lo quiso mostrar George Lucas con su saga de Darth Vader, cómo algo/alguien puede pervertirse.
Aquellos que tenemos inquietudes espirituales que no son respondidas por los sistemas religiosos tradicionales, buscamos y buscamos y muchas veces nos topamos con personas/instituciones que pueden verse muy atractivos y encantadores, pero que potencialmente pueden representar el salir de la sartén para caer en las brasas.
Entonces ¿Cómo distinguirlos?
Mi forma personal de encarar esto es simple: si buscan cohartar mi individualidad, negando que piense, razone y cuestione, entonces el sistema está mal. Si no puede resistir el escrutinio, está equivocado. Un sistema de pensamiento que busque la verdad debe alentar el pensamiento, teorizar, cuestionar. Desconfío de las verdades reveladas y de los “porque sí”.

« »

© 2018 Alaluz. Tema de Anders Norén.