Alaluz

En busca de la Aleteia

Aspartame

Anda circulando un mail advirtiendo sobre los peligros del aspartame. Si recuerdan, la empresa que lo fabrica está ligada a Donald Rumsfeld.

A continuación, un extracto del libro “la nueva antidieta”, de Marilyn Diamond y el dr. Donald Burton Schnell.

Cuando el aspartamo se introdujo en el mercado bajo la marca |NutraSweet. el consumo de bebidas bajas en calorías se multiplicó por seis. En 1985, estábamos ingiriendo casi 400 millones de litros de refrescos endulzados con aspartamo, una cifra que con toda seguridad ahora ya se habrá duplicado.

¿Cómo es posible esto? No es algo que haya sucedido por casualidad, ya que el aspartamo es adictivo, igual que el azúcar, y PROVOCA MAS SED. Quizás esto te explique ahora por qué nunca basta con uno de esos refrescos. Toma uno y los beberás a todas horas. (…)

(El aspartame) Se compone de tres ingredientes que aunque se produzcan de modo natural jamás se hallan combinados en la naturaleza. Cuando tomas aspartamo, estás ingiriendo dos aminoácidos (fenilalanina y ácido aspártico) y metanol (alcohol metílico) ¿No te dice inmediatamente tu sentido común que así no es como la naturaleza pretendía satisfacer tu anhelo natural de dulce?

Después de entrar en el cuerpo, los tres componentes se dispersan individualmente y a gran velocidad por tu riego sanguíneo. El metanol un veneno mortal que en raras ocasiones se encuentra en su forma libre. es el primer componente que se separa. Puede provocar lesiones graves en los tejidos. Algunos de los síntomas de envenenamiento por metanol suelen ser: dolores de cabeza, entumecimiento de brazos, manos, piernas o pies, mareos, depresión, visión borrosa, náuseas y dolor de estómago. En grandes dosis, el metanol ataca a la retina del ojo y provoca ceguera.

Muchos médicos advierten a las mujeres embarazadas que eviten el aspartamo, porque los niveles elevados de metanol pueden hacer que los ojos del bebé no se desarrollen bien. Los altos niveles de ingestión de aspartamo durante el embarazo se han asociado a un descenso, situado entre el 10 y el 15 por ciento, en el coeficiente intelectual de los niños. Pese a ello, ¿cuántos productos que contienen este componente químico incluyen esta advertencia?

Uno de los motivos de que el metanol sea tan tóxico es que tu cuerpo carece de enzimas específicas para desintoxicar tu sistema de él. En consecuencia, la cantidad de tiempo necesario para eliminarlo del organismo es cinco veces superior al tiempo de eliminación requerido por el alcohol etílico de la cerveza, el whisky o el vino. Si el aspartamo se calienta por encima de los 30 °C —lo cual puede suceder con facilidad durante su almacenaje y transporte, o incluso si guardas cajas de bebidas endulzadas con aspartamo en tu garaje—, el producto se descompone, lo cual produce como resultado metanol libre.

Eso significa que cuando abres una lata de refresco para calmar tu sed, estás bebiendo un virulento veneno. Antes de eliminar el aspartamo, tu cuerpo debe poner en marcha un proceso de conversión que agota tus energías, una de cuyas fases tiene como resultado la transformación del metanol en formaldehído. Sí, lo mismo que se usa para embalsamar.

Ha llegado la hora de darnos por aludidos. ¿Por qué ibas a querer meterte en el cuerpo algo que hace que se forme formaldehído? Una lata de 33 el de refresco bajo en calorías endulzado con aspartamo con tiene unos diez miligramos de NutraSweet. Los consumidores habituales de bebidas de régimen podrían tomar fácilmente cien miligramos al día, lo cual es trece veces el límite recomendado como seguro por la Agencia de Protección del Medio Ambiente. (…)

El doctor H. J. Roberts, médico e investigador del aspartamo, explica que cuando estos aminoácidos se consumen en su estado natural en forma de alimentos, se digieren y se liberan en tu riego sanguíneo lentamente, amortiguados y compensados por otros aminoácidos. No obstante, en el caso del aspartamo, en especial cuando se consume disuelto en bebidas, tu cuerpo se ve invadido repentinamente de fenilalanina y ácido aspártico, que llega al interior del cerebro sin impedimentos y puede provocar «importantes alteraciones». (…)

Poco después de la introducción del aspartamo en el mercado, Roberts advirtió conjuntos de síntomas difíciles de diagnosticar y tratar, tales como dolores de cabeza, mareos e inestabilidad, confusión y perdida de la memoria, disminución de la visión, fuerte depresión irritabilidad extrema, ataques agudos de ansiedad, intensa somnolencia, cambios acusados de la personalidad, palpitaciones, taquicardia, hormigueos, convulsiones, náuseas, insomnio grave, zumbidos en los oídos, diarrea, micción frecuente acompañada de una sed excesiva y abrasadora, un marcado balbuceo al hablar y dolores agudos en las articulaciones.

Aquí es donde llegamos al punto crítico de nuestro problema. Los síntomas que el doctor Roberts asocia a la introducción del aspartamo en el mercado son detectados con frecuencia por los médicos, quienes por desconocimiento los diagnostican erróneamente como una forma de enfermedad u otra. Luego se tratan con fármacos que a menudo sólo sirven para añadir efectos secundarios, a costa de la salud del paciente. (…)

El aspartamo es un fraude. Aunque se disfraza de hidrato de carbono, tiene el efecto contrario. Si lo añades a una comida -en un refresco. café o té- o ha sido utilizado para endulzar alguno de los alimentos que comes, toda la producción de serotonina del cerebro se detiene. No te sientes satisfecho en absoluto, quieres más comida, y por lo tanto continúas comiendo.

Pero tal vez hayas creído las afirmaciones de la industria sobre las propiedades para eliminar peso de los alimentos pobres en calorías, de modo que buscas más comida endulzada con aspartamo. Te encuentras en un círculo vicioso: inundas tu cuerpo con el venenoso metanol te «apuntas» a todos los síntomas potenciales y efectos secundarios y luchas contra un problema de peso que ninguna cantidad de comida pobre en calorías puede arreglar.

Si sigues tomando bebidas “light”… cosa tuya.

« »

© 2017 Alaluz. Tema de Anders Norén.