Alaluz

En busca de la Aleteia

Agresivos encubiertos II

La traducción correcta del término es “Agresivos -pasivos”. Citando nuevamente a George K Simon, en su libro “In sheeps clothing”, acá van algunas tácticas para enfrentar a estos personajes:

No acepte excusas. No compre ninguno de los muchos motivos (racionalizaciones) que alguien puede ofrecer para explicar la agresividad, ser encubiertamente agresivo, o cualquier otro comportamiento inadecuado. Si el comportamiento de alguien está mal o es dañino, las racionalizaciones que ofrezcan son irrelveantes. Los fines nunca justifican los medios. De este modo, no importa cuánto sentido tenga una “explicación” sobre un comportamiento, no la aceptE. Recuerde que la persona que ofrece a una excusa está trantando de mantener una posición de la cual debiera retroceder (…)

Juzgue acciones, no intenciones. Nunca intente “leerle la mente” o adivinar el por qué alguien hace lo que hace, sobre todo cuando hacen algo hiriente. NO hay forma de que usted realmente lo sepa , y al final, es irrelevante. Ser atrapado en lo que podría estar pasando en la mente del agresor es un buena forma de desviarse de la cuestión realmente pertinente. Juzgue el comportamiento en sí mismo. Si lo que una persona hace es dañino de algún modo, préstele atención y lidie con el tema. (…)

Haga peticiones directas. Al pedir cosas, esté claro sobre lo que usted quiere. Use el “yo”. Evite generalidades. (…) Hacer peticiones directas y específicas tiene dos ventajas. Primero, esto da al manipulador poco espacio para distorsionar (o reclamar que entendieron mal) lo que usted quiere o espera de ellos. Segundo, si usted no consigue una respuesta directa y razonable a una petición directa y razonable, usted ya sabe que el manipulador está luchando con usted (…)

Acepte sólo respuestas directas. Una vez que usted ha hecho una petición clara y directa, insista en una respuesta clara y directa. Siempre que no reciba una, pregunte otra vez. No haga este de un modo hostil o amenazante, sino que respetuosamente afirme que la cuestión que usted planteó es importante y merece ser abordada directamente. (…)

Permanezca enfocado en el aquí y ahora. Focalívese en las cuestiones a mano. Su manipulador probablemente tratará de sacarlo del carril con tácticas de diversión y evasión. No permita que estas tácticas le conduzcan lejos del comportamiento problemáctico que usted trata de encarar. (…)

Al encarar el comportamiento agresivo, mantenga el peso de la responsabilidad en el agresor. Esta puede ser la cosa más importante a recordar, Si usted está encarando a un agresor sobre un comportamiento inadecuado, mantenga el foco en lo que ellos hicieron para perjudicar, no importa qué tácticas usen para pasarle la pelota. No acepte sus tentativas de cargarle la culpa o la responsabilidad. Siga preguntándoles qué harán para corregir su comportamiento. No haga caso de cualesquiera racionalización que hagan y no les permita esquivar la cuestión. (…)

Cuando usted lo encare, evite el sarcasmo, hostilidad, y observaciones ofensivas. Las personalidades agresivas siempre buscan una excusa para ir a la guerra. Entonces ellos interpretarán cualquier clase de la hostilidad como un “ataque” y se sentirán justificados en lanzar una ofensiva. Además, atacando su carácter los “invita” a usar su táctica ofensiva favorita como la negación, falta de atención selectiva o culpar a otros. No retroceda ante la confrontación necesaria, pero esté seguro de encarar en una manera sincera, incluso no agresiva. Concéntrese sólo en el comportamiento inadecuado del agresor. (…)

Esté listo para las consecuencias. Siempre permanezca consciente de la determinación del agresivo encubierto (agresivo pasivo) de ser el vencedor. Este significa que, si por alguna razón, ellos se sienten derrotados, probablemente intentarán algo a fin de recobrar la ventaja, y un sentido de vindicación. Es importante estar listo para esta posibilidad y tomar la acción apropiada para protegerse. (…)

Sea honesto con usted mismo. Sepa y “posea” sus propios objetivos. Esté seguro de cuales son sus verdaderas necesidades y deseos en cualquier situación. Ya es bastante malo que usted nunca puede estar seguro de qué es lo que trama un manipulador. Pero engañarse a usted mismo sobre sus propias necesidades puede ponerle realmente en doble peligro. (…)

« »

© 2018 Alaluz. Tema de Anders Norén.