Alaluz

En busca de la Aleteia

El principio de polaridad

Esta entrada es la parte 4 de 7 en la serie Kybalion

«Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.»

El Kybalion.

Este es uno de los principios más interesantes (según yo). Te hace entender que las emociones son, normalmente, estados polarizados o extremos de una misma cosa. El amor y el odio son lo mismo en distintos extremos, y por eso uno puede transformarse tan fácilmente en el otro. La relación es circular, donde los extremos se tocan. No es raro entonces que, por ejemplo, a nivel político alguien del “Frente Patriótico Manuel Rodriguez” (extrema izquierda) pase a ser parte de “Patria y Libertad” (extrema derecha) y viceversa.

La polaridad es la base de la transmutación, es decir, pasar de un estado a otro. Y aplicando esta transmutación es que podemos neutralizar la ley del péndulo. El ejemplo más burdo es que en un péndulo, si estás ubicado en la pesa, la oscilación será mayor que si estás en el eje. Entonces, la idea de la polarización es lograr pasar del peso al eje, cosa que el ritmo minimice sus efectos en tí.

La polaridad implica darte cuenta de tu estado, y luego transmutar. No sirve de nada saber que estás en la pesa y continuar allí.

Otros artículos en la serie<< El principio de vibraciónEl principio del ritmo >>
« »

© 2017 Alaluz. Tema de Anders Norén.