Si bien soy una persona que aboga por la instauración del voto electrónico, no es menos cierto que creo es necesario tener un sistema muy robusto, confiable y abierto para su implementación. O si no, pueden ocurrir cosas como las que cuenta este documental sobre el sistema de recuento de votos de gringolandia.

Con ustedes, “Hacking democracy”: