Hace bastante tiempo, cuando me interesé por el mundo del P&P (Print and Play, o “hágalo usted mismo y juegue”), rediseñé un juego del año 1979 llamado “Circus Maximus“. El juego es entretenido, pero feo que llega a doler la panza.

Feo feo. Las fichas son esas del cartón con colores.

Así que en su momento hice un primer intento de hacerlo mas agradable a la vista:

El resultado no fue extremadamente bueno ni práctico, dado que el tablero lo imprimí en lona y al enrollarlo quedaba con “olas” que impedían a las piezas quedar bie colocadas. Y al ser tan pequeñas, era fácil perderse dónde estaban los jugadores (y ni mencionar si alguien le pegaba a la mesa: todas las fichas salían volando).

Y así fui dejando para mas adelante el proyecto de hacerlo mas firme y mas grande. Pues bien, el día de retomar el proyecto es hoy. Y lo primero que hice fue ir a Meiggs a buscar caballitos de plástico, de esos para las sorpresas de cumpleaños. Debo decir que encontrar caballitos pequeños, simples y sin pretensiones es lo mas difícil del mundo. Encontré autos, caballos articulados, y varios juguetes espectaculares a precios bajos, pero ninguno que me sirviera porque eran demasiado grandes.

Tras darme vueltas por muchos negocios y galerías, al final fui a dar al lugar donde encontré los barcos para mi Mississippi Queen. Y ahí fue donde encontré los caballitos deseados.

Al llegar a casa me puse manos a la obra y armé la primera cuádriga. Éstas se componen de dos piezas de 4×4 cm: el carro y los caballos.

Hice las bases con un cartón especial, del cual no recuerdo el nombre, pero que tiene espuma en el centro. Los caballitos miden casi 4 cm de largo y 1 de ancho, por lo que dieron las medidas para el tamaño de cada ficha. El carro está hecho con cartón piedracomo base sobre la cual pegué un papel grueso trenzado de color rojo y las ruedas, que están hechas con la solapa de una caja de cartón blanca. Le dibujé los rayos con lápiz negro y le pegué como conductor a uno de mis previos monitos que guardaba para una ocasión como esta.

Me gusta el resultado. Estoy pensando en pintar a los aurigas y luego hacer la ficha de auriga arrastrado (cuando se cae del carro).  Este es el primer paso del proyecto y falta mucho por mejorar, pero quería mostrar el efecto general. Una vez que las cuadrigas estén terminadas, habrá que meterse de cabeza a rearmar el tablero. Pienso hacerlo modular, para poder transportarlo (y guardarlo).

Más noticias próximamente.