La era de la estupidez

Estuve viendo en el innombrable un video invitando a ver la película “La era de la estupidez“, donde salen varios rostros locales comprometidos con Greenpeace que llaman a dejar de ser estupidos.

La película trata sobre las acciones diarias que realizamos y que, aun cuando tenemos conciencia de su impacto en el calentamiento global, continuamos haciendo.

Quise dejar un comentario, pero el sistemita se volvió loco y me tiraba contínuos errores, por lo que mejor alego acá:

¿Sabía usted que el aporte de Chile a la emisión mundial de dióxido de carbono es sólo el 0,2 por ciento? ¿Que hacer una conversión tecnológica para otras fuentes de energía es prohibitivo para cualquiera que no disponga de 5 millones para iniciarlo, sin contar mantención? ¿Que las experiencias exitosas en alemania al respecto han sido gracias al compromiso del estado de subvencionar este cambio, con una institucionalidad acorde? ¿Que aquellos que viven como si fueran norteamericanos son los principales responsables del sobreconsumo? Echarle la culpa a todos es diluir las verdaderas responsabilidades. Nuevamente privatizar la ganancia, socializar la pérdida.

Estos documentales de toma de conciencia me están molestando bastante. Está bien que se sepa que hay que disminuir el consumo, pero esto de responsbilizar a todo el mundo me toca las pelotas. Una persona que gana el mínimo no tiene muchas mas alternativas de calefacción que la madera y el carbón. Si vives en un edificio es bastante complejo encontrar soluciones “verdes” al tema del agua y la electricidad, que son los grandes problemas (la basura es mas manejable). Se pone al mismo nivel de responsabilidad a alguien de la Pintana que a alguien con casa de 600 metros cuadrados con piscina olímpica y 4 autos. No, no, no, algo en este modelo está mal.

Por otra parte se responsabiliza a la humanidad de algo que viene siendo natural. Si el hombre es el culpable del calentamiento global ¿por qué hay evidencia de lo mismo en marte? Sí, hay un gran tema sobre el uso que damos a los recursos naturales y con el que estoy totalmente de acuerdo: hay que bajar el sobreconsumo. Pero no hay que cerrar los ojos a lo que sucede.

Los grandes responsables son las industrias pesadas, la obsolencia planificada (es decir, que se fabrican los objetos para que queden obsoletos o fallen en el corto plazo y así dar salida a productos nuevos), el marketing, la publicida, la industria armamentísitica… bueno, en realidad miento. No son esos entes abstractos, sino las personas que toman las decisiones y las que las ejecutan. Gobiernos indolentes o débiles, accionistas que olvidan el rol social de la empresa y el trabajo en pos de maximizar sus beneficios, tiburones financieros que matan industrias reales y levantan burbujas de industrias que no aportan nada, mas que vacío.  Especuladores que aplastan a los verdaderos trabajadores y creadores. Ellos son los responsables, ellos son los que debieran dar cuentas.

La verdadera era de la estupidez comenzó  cuando dejamos que estos parásitos guiaran nuestras vidas y comenzamos a creer lo que su maquinaria de propaganda nos metió en la cabeza.

Ojo: estafa telefónica

Si te llaman de Claro, ofreciéndote un teléfono de regalo y que te lo van a ir a dejar, o si te llaman desde el 02 – 956 86 00 , ojo, que es una estafa. Facil de reconocer, pero igual te pueden pillar volando bajo. Asi que recuerda el número: 02 – 956 86 00.

El día que los extraterrestres invadieron la tierra

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Una pequeña introducción

Este es un cuento escrito para una comunidad específica de frikis de la internet. El grupo es AXON, y su locura es la ciencia ficción. En su lista de correos salieron algunos temas a debatir y se lanzó un desafío: escribir un cuento corto que incluyera los siguientes elementos:

  • El gato de Schrödinger
  • La teoría que el pan siempre cae con la mantequilla hacia el suelo, que los gatos caen de pie, y que si juntas ambos, tienes un sistema de flotación.
  • Que apareciera la comunidad de la lista de correos salvando el momento.
  • Las leyes de Murphy

El resultado de estas restricciones es el siguiente cuento. Que lo disfruten 🙂 Continuar leyendo “El día que los extraterrestres invadieron la tierra”

Sobre la tragedia del Aconcagua

Mucho se ha hablado de la tragedia del Aconcagua, pero no deja de sorprenderme el nivel de estupidez y falta de sentido común de mucha gente que habla, escribe, editorializa y no tiene la mas mínima idea.

En una situación de vida o muerte, sobre los 7000 metros de altura, con condiciones adversas que llevan al límite a las personas, tanto física como psicológicamente, criticar las decisiones que se deben tomar en orden de asegurar la sobrevivencia de la mayor cantidad de personas, me parece inútil, vano y presuntuoso. Aquellos que no estuvimos en los zapatos de los protagonistas, que no sufrimos dos días de búsqueda congelándose, perdiendo uñas de los dedos, arriesgando la vida a cada momento, no podemos juzgar así como así.
Continuar leyendo “Sobre la tragedia del Aconcagua”

Libros

Continuando con la actualización y recuperación de contenidos, les dejo un par de tesoros que tenía en mi antiguo sitio y que no había migrado al nuevo:

Juan Salvador Gaviota

Juan Salvador Gaviota

Juan Salvador Gaviota, una gaviota que está aburrida de que su vida se limite a las disputas diarias por el alimento de sus compañeras gaviotas y tiene una ferviente pasión por volar. Él se presiona a sí mismo, aprendiendo todo lo que puede acerca del vuelo, evitando competir, hasta que su actitud da como resultado su expulsión de la bandada. En soledad, él vive practicando, aprendiendo; es cada vez más exigente con sus habilidades mientras lleva una vida feliz.

Las Cartas del Diablo a su Sobrino

Las cartas del Diablo a su Sobrino, de C.S. Lewis

Uno de los títulos más conocidos y brillantes de C. S. Lewis.

Esta obra expone con una serie de cartas que Escrutopo, un malvado demonio, dirige a su sobrino Orugario, aprendiz de tal, instruyéndolo para que pueda cumplir su misión. Una obra que refleja, como pocas, el estilo brillante de Lewis y su retinada y penetrante ironía. Y tras el humor de esta entretenida narración epistolar, una profunda reflexión sobre el problema del bien y del mal en el mundo contemporáneo.

La música

Juegazo... un clásico entre clásicos
Juegazo... un clásico entre clásicos

Hay ciertas canciones que repito una y otra vez. Melodías que me suben el ánimo y me hacen ver las cosas como si las viera por primera vez, infundiendome de energía y optimismo. Y una de esas canciones que están presentes en mi soundtrack diario, es Magic City, el tema número 2 de la banda sonora de Sim City 3000. Si les gusta el estilo, les recomiendo que la descarguen completa, pues está libre en el sitio oficial del juego. También está la banda del Sim City 4, pero prefiero la anterior… tiene una cualidad mas luminosa.

Feliz navidad

árbol de navidad

Les presento nuestro arbolito de navidad y parte del proceso de construcción. Este año decidimos hacer todo por nosotros mismos, y los resultados han sido muy satisfactorios.  Asi que ya saben: no es lo que regalas, sino el amor que le pones. ¡Feliz Navidad!

Continuar leyendo “Feliz navidad”

Bye bye radio

Después de 7 años ininterrumpidos, hoy renuncié a la Radio. ¿La causa? Un cuento largo y tortuoso con gente nueva, pero que afortunadamente terminó hoy.  Lástima que fue con escándalo… por mi parte.

Sinceramente no puedo jugar a la víctima, y eso me juega en contra muchas veces. Quedo como el malo de la película, pero no hay caso… hay algo que me impide ser “polite”: al pan, pan y al vino, vino.

La cuestión es que ahora quedo con un forado en el bolsillo, pero con la tranquilidad de no tener que aguantar leseras. Pues en mi pega oficial, aquella que no estudié, pero en la cual me desempeño bastante bien, me valoran mucho mas (y mejor) que en la que tengo el cartón.

En fin, fue bonito e interesante mientras duró. No hay resentimientos con la gente de la radio. Y a aquella persona con la cual nos agarramos de las mechas, sinceramente espero que le vaya bien. Yo sé que así será para mí.

Sector CHIL-E renovado

sector-chileNuevo hosting, nuevo sistema operativo, nueva plataforma de publicación… y le tocó el turno al Sector CHIL-E, mi sitio personal dedicado al juego de ROL “PARANOIA”.

La alcurnia del sector CHIL-E es larga y llena de honor, pues fue, de hecho, el primero de los sitios del zócalo que hice allá por el 2001. Lamentablemente también fue el que tenía mas botado, y nunca actualicé su arcaico sistema de publicación ni su diseño, que ahora pareciera pobre y poco imaginativo, pero que en su momento fue un hit, pues era el esquelto que previó la forma de diseñar los blogs.

Asi que ahora, utilizando wordpress, le he dado una manito de gato. Ya subí los contenidos de código de seguridad infrarrojo, y de a poco iré subiendo los ultravioleta. Recuerda: el ordenador es tu amigo 😈

La importancia del show


Bajando en el Maipo
Bajando en el Maipo

Estoy cansado, con el cuerpo molido, pero contento. Ayer fui a la Cascada de las Ánimas, en el cajón del Maipo y con un amigo dedicamos media tarde a bajar por el Maipo en rafting.

Esta es mi segunda experiencia bajando en balsa por los rápidos de un río. La primera fue hace titantos años en el Trancura, en Villarrica, durante nuestro último paseo del 4ºE. Claro, el Maipo no es igual que el Trancura, ni la emoción fue la misma, pero definitivamente es una experiencia para repetir, sobre todo tomando en consideración que está prácticamente al lado de la ciudad.

Con mi amigo reflexionábamos que gran parte del atractivo de la aventura es cómo el guía la presenta. Continuar leyendo “La importancia del show”

En preguntar no hay engaño II

¿Alguien tiene el libro “Historia de la incompetencia militar”, de Geoffrey Regan? ¿O sabe dónde lo puedo encontrar? Está descontinuado y no lo pillo en ninguna librería de Santiago 🙁

Alerta Ambiental

Hoy amanecimos con alerta ambiental en la capital. Eso significa que no pueden circular los vehìculos sin convertidor catalìtico con patentes terminadas en 1,2,3 y 4.

Pero pregùntome yo ¿Por què le dicen “alerta ambiental”, si esa es la restricciòn NORMAL?

El punto donde no das más

Existe un punto en que el cansancio físico gatilla algo dentro de uno. Y no me refiero a físicamente, sino que en un sentido casi espiritual. Hace unos años pasé ese punto en un raid de 44 kilómetros de cuestas en 35 horas, y la brujis los hizo hace un par de semanas en nuestro segundo raid en el Chaltén, 22 kilómetros en 9 horas.

En aquel Raid recuerdo (el de 44 Km) que el sol pegaba fuerte y todo era subida. Sumemos que iba a cargo de niños y tenía que ir arreando (es decir, avanzaba, retrocedía, avanzaba, retrocedía), y también tenía que cargar las carpas que iban quedando botadas en el camino. Los tábanos hacían nata y nos tenían a todos desesperados pues cada uno llevaba su nube particular alrededor. Además el cuento era de orientación por mapa y brújula, pues nos fuimos por un camino que no se usaba, y en el que teníamos que pasar a campo traviesa por muchas partes.

Entonces, en plena desesperación de seguir caminando y llegar a tiempo a la meta, algo en mi cambió. Fue de un momento a otro. No hubo transiciones, ni nada gradual. Fue de sopetón. El cansancio ya no importaba; el calor no importaba; el sudor quemándome los ojos y las zonas donde las correas de la mochila y los elásticos apretaban tampoco importaban; el hambre aún seguía ahí, pero la podía observar sin que interesara nada. En suma, seguí experimentando todas las molestias físicas, pero ya no me sentía miserable. De hecho, dejé de pensar. Todo lo que existía en el mundo era el siguiente paso. De pronto dejé de proyectarme y comencé a vivir el aquí y el ahora. El diálogo interno se detuvo y de pronto hubo silencio en mi cabeza.

Tuve la comprobación de que al alcanzar el punto en que creía que no podía dar más, podía continuar sin parar. Y no sólo por un minuto, sino por horas y horas y horas.

Todos los que vivimos ese raid volvimos cambiados. A una chica se le acabaron los ataques de pánico: cada vez que se le acercaba un tábano entraba en colapso, pero habían tantos y por tantas horas, que se vió colmada su capacidad de tener miedo y terminó entregándose, dejando incluso que la picaran sin mover un dedo para impedirlo. Y al final fue la que caminó más rápido, con más energía y que rindió mas. Y se sintió otra al volver.

Cuento esto por que la brujis experimentó algo similar cuando veníamos de vuelta de la laguna torre, en el Chaltén, Argentina. Las condiciones del raid eran distintas, pero para alguien que no hace mucho ejercicio era bastante exigente. Fueron 11 kilómetros desde el punto de partida (a alrededor de un kilómetro de nuestro campamento base) por un camino con pendiente suave, algunas bruscas subidas y lluvia. Mucha lluvia. No cargábamos peso, sólo pequeñas mochilas de trekking, pero la brujis estaba con un dolor de rodillas que hacía una tortura bajar los escalones en las zonas boscosas, además de tener un problema con la columna que provoca mas de un atado. La cuestión es que se lo sufrió todo en el viaje de ida… hasta que de pronto alcanzó el famoso punto. Y al parecer toda la experiencia cambió en ese momento. Las rodillas seguían doliendo, pero ya no importaba. Las molestias continuaban, pero ya no eran algo de lo que preocuparse. Y nuevamente comprobé que algo cambió en ella. Es algo sutil, muy dificil de identificar, pero se siente en la persona que lo experimenta.

Después de la experiencia hicimos un tercer mini trekking al mirador de los cóndores, con una cuesta maldita. Fueron 40 a 50 minutos de subida en alrededor de 45 grados (si no 55). Y me imaginaba cómo iría a sufrir por las rodillas la brujis. Pero me preocupaba por nada. Aperró y disfrutó el viaje ¡y ahora quiere salir mas seguido! 😀

En resumen ¿qué es lo que cambia en uno? Creo que la respuesta es dejar de pensar y entregarse al momento. Detener el diálogo interior trae una gran paz, tranquilidad y confianza en sí mismo. Dejas que el cuerpo tome el control y vas a su ritmo. Te conectas nuevamente con él y descubres su sabiduría. Te dejas llevar y fluir. Un estado que algunos buscan con años de meditación en una caverna, puede ser alcanzado con el agotamiento. Algo que no es desconocido por las artes marciales.

Termino el post con unas cuantas fotos de la experiencia.

Raid de Puerto varas, 44 kilómetros en 36 horas:

El Chaltén. Estos fueron los raids que hicimos. El de 22 kilómetros en 9 horas es el de la línea larga de abajo hacia arriba (que a mitad de camino dice “mirador cerro torre”)

Fotos del viaje


Camping municipal, gratuito en el Chaltén.


Alejandro, un amigo de Punta Arenas y yo. Al fondo se ve el Fitz Roy.


Las dos parejas en la laguna capri. Al fondo, nuevamente el Fitz Roy.


La brujis con equipo full.


Brujis y yo en el mirador del cerro torre. Es un poco menos de la mitad del camino de ida de nuestro raid de 22 km. Nótese la lluvia y la cara de sufrimiento 😀


Un momento sin lluvia, en un bosquecito.


Admirando el paisaje en otro mirador.


Cuando llegamos a la meta del raid de 22 km. O sea, ahí hicimos 11. Almuerzo y volver.


Vista de la brujis con la pareja amiga.


Quién necesita platos cuando tienes tachos.


En el mirador de los cóndores.


Otra del mirador de los cóndores, en patota.


Casi botados en la pampa argentina, esperando que pasar a un bus para volver a Chile.


La brujis en el Perito Moreno. Ahora hicimos el paseo en barco y no fuimos a las pasarelas.


Capeando la ventolera y el frio en el campamento base, con vino argentino.

7 años después…

Hay quien dice que soy vanidoso. Y dicha sea la verdad, puedo decir que sí. Me gusta mantenerme bien físicamente, y tengo cierto límite de peso que no me permito pasar. Afortunadamente la genética juega a mi favor (por el lado de mi madre), pues mi actividad física diaria normal es pararme de la cama e ir a sentarme frente al computador.

Hace un par de años mi suegro me regaló una bicicleta y desde entonces la uso para ir a casi todas partes (reuniones de negocios incluidas). Y aún cuando tengo pendiente retomar el aikido, trato de llevar una vida saludables.

La cosa es que hoy la brujis se me acercó preguntándose si aún me quedaría mi traje de Mao, el que usé para nuestro matrimonio:

La idea era regalarlo si ya no cabía en él. No en vano han pasado 7 años y unos cuantos kilos mas. Tengo que consignar que cuando nos conocimos yo pesaba 62.5 kilos y luego de un año de vivir juntos había subido a 74 (me pusieron en engorde 😉 )

La cosa es que le dije que me pasara el traje y me lo probaría… y ¡oh! ¡sopresa! La chaqueta me queda bien (uno poco apretadita en los hombros, pero es normal en un traje mao). Y vino la prueba de fuego: el pantalón. Me recordé de los jeans que tuve que dejar de usar porque no me cerraban, de aquellos pantalones que me acompañaron años antes de conocernos y que tuve que regalar porque ya no cabía en ellos… y me preparé para la humillación de ni siquiera poder subir el cierre :-D.

Tomé el pantalón y me lo puse. Subió sin problemas. Me dispuse a cerrarlo… ¡y quedó holgado! ¡El traje aún me cabe! Claro, lo lleno mas que lo hice el día de la foto de arriba, pero aún quepo en él. ¡Yes!

Ah, la brujis decidió probarse el vestido… y también entra sin problemas. Parece que la alimentación está haciendo su trabajo.

Un minuto de silencio…

… por mi router muerto. Volví de la celebración de año nuevo y no quiso encender. Lamentamos tu partida, sobre todo porque tendremos que comprar otro… adios D-LINK DI-604 made in China.

N$v$d$d

Pecaré de exagerado, de tremebundista, pero puchas que me cae como patada en la guata los comerciales navideños, especialmente los de un banco promocionando su tarjeta de crédito. Es la expresión máxima del tener en lugar del ser. Horrible: compra, compra y endéudate por 12 meses, por que si no lo haces decepcionarás a tus seres queridos, serás culpable de que no disfruten esta navidad y les causarás traumas.

Sinceramente siento como si me apretaran las tripas cuando veo o escucho esos comerciales… lo siento en forma física. Me da la impresión que cada vez la cosa es mas grosera, abiertamente aberrante… y me pregunto cuántos se darán cuenta de ello.