Comunicación y enfermedad

Esta entrada es la parte 1 de 14 en la serie Profilaxis Social

He estado releyendo el libro fundacional “Teoría de la comunicación humana”, de Watzlawick, Bavelas y Jackson. Fundacional porque sus postulados siguen siendo válidos hoy endía, aún cuando fue escrito en la mitad de los 60 (publicado en el 67, asi que debe haber sido escrito por lo menos un año antes).

¿De qué trata? Pues de nada más y nada menos que sobre la forma en que nos comunicamos. Postulan ciertos axiomas (Proposición tan evidente, que no necesita demostración) sobre la comunicación y sobre ellos montan un sistema para entendernos.

¿Dónde radica la gracia? Pues que logran explicar muchas cosas, sobre todo algunas enfermedades o problemas psicológicos. Usted se preguntará ¿pero cómo el hablar sobre la comunicación va a influir en la sanidad/enfermedad de las personas? Entonces yo le respondería “¡pues claro que es así!”.

Para enteder el cuento, es conveniente resumir algunas de las ideas de este grupo de investigadores, por lo que comenzaré con los axiomas:

  • Todo acto es comunicación. Una palabra, un gesto, miradas e incluso el no prestar atención, comunican algo. Entonces, es imposible no comunicarse.
  • La comunicación no sólo transmite información, sino que también define la relación entre los comunicantes. Es decir, hay una metacomunicación (comunicación sobre cómo se comunican, o comunicación sobre la comunicación)
  • La naturaleza de una relación depende de la puntuación de las secuencias de comunicación entre los comunicantes. (aquí puntuación se entiende como dónde se inicia y dónde termina el acto comunicativo, o quién provee el estímulo y quién la respuesta. Un ejemplo lo explica mejor: un investigador entrena a una rata para que toque una palanca. Al hacerlo le recompensa con comida. Él está proporcionando el estímulo. Pero la rata puede pensar que ella entrena al investigador, pues cuando toca la palanca, él le da comida. Entonces, el estímulo lo da ella.)
  • Los seres humanos se comunican en forma digital y analógica. La digital es la palabra, y la analógica es todo lo demás (gestos, tonos de voz, sobreentendidos, actitudes corporales, etc).
  • Todos los intercambios comunicacionales son simétricos o complementarios, según estén basados en la igualdad o en la diferencia

¿Complejo? Personalmente no creo que tanto, en comparación a la cantidad de cosas que puede explicar.

Una cosa básica es entender que los participantes no reaccionan al contenido de la comunicación, sino a las relaciones que se establecen en ella. Si existe una relación simétrica, hay una escalada por definir la posición de sí mismo y del otro en la relación:

A: Cocino bien.
B: Aunque no sabes encender el horno.
A: Por lo menos no quemo las ensaladas.
B: Porque no te asomas por la cocina.

En este ejemplo, A se coloca en una posición que luego es minada por B. A lucha por volver a establecer la superioridad, y B nuevamente trata de subir un peldaño.

El ver a la comunicación como un sistema donde constantemente sus miebros definen su posición en él (o su rol) permite entender que ciertos tipos de comunicación (es decir, de crear relaciones) pueden causar problemas psicológicos.

Aquí es donde entra la famosa teoría del doble vínculo:

  • Dos o más personas participan en una RELACIÓN INTENSA COMPLEMENTARIA que posee un gran valor para la supervivencia física y/o psicológica de una, varias o todas ellas. Por ejemplo: la interacción paterno filial,- la situación de enfermedad,- la dependencia material,- el cautiverio; la amistad.- el amor: la lealtad hacía un credo; una causa o una ideología: la situación psicoterapéutica.
  • En ese contexto, se da un mensaje que está estructurado de tal modo que:
    • SE AFIRMA ALGO: ” Te quiero, hijo mío” (Digital)
    • AFIRMA ALGO DE SU PROPIA AFIRMACIÓN: Rechazo corporal (Analógico)
    • AMBAS AFIRMACIONES SON MUTUAMENTE EXCLUYENTES (No se puede querer y no querer a la vez)
  • Por último, SE IMPIDE que el receptor del mensaje se evada del marco establecido por ese mensaje, sea META COMUNICÁNDOSE (comentando) sobre él o ABANDONANDO.
  • La experiencia es REPETIDA en el tiempo, de modo que todo el conjunto de componentes ya no es necesario cuando la persona ha aprendido a percibir su universo en modelos de dobles vínculo.

Por experiencia en una relación así puedo contar que cuando estás inmerso en algo así, no te das cuenta. Como la comunicación es paradojal, uno trata de encontrarle sentido a algo que no lo tiene, por lo que gradual, pero inexorablemente, comienzas a consumir todos tus recursos (inteligencia, emociones, etc) tratando de solucionar lo insolucionable. El resultado: colapso.

Hay mucho mas que decir sobre este libro, pero les recomiendo conseguirlo para mas detalles.

Lo que es y no lo que se dice

Todo lo anterior tenía por motivo el dar un barniz teórico para entender lo que diré ahora. El estudio de “teoría de la comunicación humana” y de las conductas psicopáticas, entre otras cosas más, me han llevado a pensar que en las relaciones hay que tomar decisiones basándose en los actos y no a las intenciones. Me explico: el lenguaje análogo no tiene operadores lógicos (no puede decir “no”, “si” como condicional, “Y”, “O”), por lo que en teoría es imposible mostrar una negación. En cambio en el digital sí es posible (y muy facilmente).

Creo que la comunicación análoga es mucho más veraz. Pero sigue siendo una declaración de intenciones que no es vinculante (o sea, no es necesariamente lo que se hará), por lo que la única forma de juzgar una situación o relación es a través de los hechos. Las motivaciones, los pensamientos, los sueños, las justificaciones, todo eso no es aprehensible por mi en una forma que no me deje dudas (el otro puede mentir). O sea, puedo elaborar e imaginar qué pasa por la cabeza del otro, pero no puedo saberlo a ciencia cierta. Entonces no puedo basar mis acciones en lo que imagino que el otro imagina. Lo concreto de la relación explica mejor que nada qué sucede en ella. Si hace daño, hay que dejarla (a menos que seas masoquista).

Creo que no puede recalcarse lo suficiente: juzgar/evaluar por los actos, no por las intenciones. Les dejo algunos links sobre psicopatía, contradicciones, paradojas, etc.

Corporaciones Psicópatas

Esta entrada es la parte 3 de 14 en la serie Profilaxis Social

¿Se puede hablar que un ente abstracto pueda tener rasgos de personalidad? O sea, ¿puede algo que no sea una persona (ni animal, ni planta, ni nada físico) tener un comportamiento?

Es una pregunta interesante que se plantea el documental “La corporación“. El razonamiento es simple: las corporaciones son entes jurídicos, personas ficticias que lo son gracias a la definición legal que se ha hecho de ellas. Son las llamadas “personas jurídicas”, y que como cualquier persona tienen ciertos derechos y obligaciones. Pueden tener un nombre, pueden firmar contratos, ser dueños de propiedades, etc. En caso de violar una ley, son responsables ante el estado, no así sus accionistas ni ejecutivos. Es la perfecta pantalla para saltarse la ley y salir impune.

El documental, de una fuerza arrolladora, lo deja muy claro: si se les trata como a personas, sigamos hasta las últimas consecuencias. Y así realizan un análisis del comportamiento y el estado mental de estas “personas”. La conclusión es lógica: son psicópatas. Para ello se basan en el “personality diagnostic checklist”, de la Organización Mundial de la salud ICD-10 y en el Manual de desórdenes mentales DSM-IV.

Pueden ver este razonamiento en el siguiente estracto del documental:

Como pueden ver, la lista tiene los siguientes comportamientos:

  • Cruel indiferencia por los sentimientos de los demás
  • Incapacidad para mantener relaciones duraderas
  • Temerario desprecio por la seguridad de los demás
  • Falsedad, mentir y engañar repetidamente a los demás para conseguir un beneficio
  • Incapacidad de sentirse culpable
  • Incapacidad para ajustarse a las normas sociales relacionadas con el cumplimiento de las leyes

“La película y el libro nos hacen entender algo fundamental: la empresa es un psicópata. El psicólogo Robert Hare expone una lista de síntomas de psicopatía y existen grandes correspondencias. La empresa es irresponsable porque, al intentar satisfacer su meta empresarial, pone en peligro a todos los demás. Las empresas tratan de manipularlo todo, incluso la opinión pública. Las empresas son grandilocuentes e insisten siempre en que «somos los números uno, somos los mejores». Las empresas evitan asumir la responsabilidad de sus actos y son incapaces de sentir remordimientos. Y la clave para retomar el control de esta institución psicopática es comprender la naturaleza de la bestia.”

(Fuente: La insignia)

Lamentablemente estas características parecen ser cada vez más comunes en nuestra sociedad. Y para quienes no lo sepan, los psicópatas no son curables. No hay tratamiento psicológico ni en base a pastillas que puedan lograr algo. De hecho, tienen el cerebro cableado de forma distinta al nuestro (asumiendo que tú y yo no somos psicópatas).

“Me atrevo a conjeturar que el área dorso-lateral del cerebro de un psicópata funciona bien, dado que es allí donde se planifica una acción (…) los problemas deben de estar en (…) la corteza ventromedial, en esa zona de la corteza prefrontal que dota de sentimiento a la acción ordenada por la corteza orbitofrontal. Eso explicaría el hecho de que el psicópata, como es el caso, sabe siempre lo que hace, aunque no lo siente y, por ello, es incapaz de empatizar con su víctima” (Sanmartín, 2002: 116) (fuente aquí, PDF acá)

“Desde un punto de vista evolutivo, el cerebro humano estaría formado por múltiples estructuras (algo así como la superposición de varios cerebros distintos). El cerebro primitivo, tal como el de un reptil, dirige los mecanismos básicos de la reproducción y conservación de la especie. El cerebro de los seres vivos de sangre caliente, los mamíferos superiores y el hombre han adquirido, con el tiempo, módulos cada vez más complejos que dieron lugar a la afectividad, emotividad y conciencia, a partir de la formación de una fina película que recubre nuestro cerebro, llamada corteza cerebral.

En los psicópatas, la química de su cerebro humano, que es en parte producto del accionar génico (heredado), se encuentra alterada, ya que sus genes están alterados. Generalmente, esto se debe a que han heredado los mismos genes mutados de algún ancestro que ha delinquido, matado o violado a sangre fría, como una serpiente.

En estos individuos parecería funcionar, de manera arcaica en su mayor parte, el cerebro de una serpiente.

Los psicópatas, que en general no carecen de inteligencia, pueden, en apariencia, amar y tener compasión, pero finalmente son incapaces de ello; carecen de remordimientos, tienen severos trastornos en el control de sus impulsos, no tienen miedo, no temen al castigo y aparentan modificarse con el aprendizaje, pero, en realidad, no aprenden.

Estos criminales psicópatas no pueden ni deben ser considerados inimputables, pues tienen conciencia de sus acciones y saben lo que la ley y la sociedad dictamina como correcto o incorrecto. Pero no lo vivencian como el resto de las personas, porque su afectividad está alterada. “

(Fuente: La Nación, Argentina)

O sea, nada que hacer con ellos, excepto alejarlos, encerrarlos o derechamente eliminarlos.

En el caso de las corporaciones, la tesis es que si legalmente fueron creadas, legalmente pueden ser eliminadas. Pero me saltó a la mente que al parecer el sistema legal también tiene algo de psicópata. Por algo se premia a quien tiene la “verdad jurídica” y no la verdad. Es decir, gana quien sabe manejarse en los subterfugios de los códigos, ordenanzas, jurisprudencia y burocracia, y no quien tiene sólo su conciencia.

Esto se permea a todas las capas de la sociedad, puesto que las instituciones también pueden “enfermarse”. Hay un campo de estudio de esto, llamado Ponerología, que partió preguntándose por qué las instituciones originalmente “buenas”, que buscaban lo mejor para sus sociedades, terminan siendo “malas”, o dañando a las personas (ejemplo: comunismo). Según M. Lobaczewski, el compilador y autor del libro “Political Ponerology, a science on the nature of evil adjusted for political purposes”, esto ocurre porque personas con trastornos de personalidad ocupan cargos altos en las organizaciones, pervirtiendo las formas de relacionarse de las personas dentro de ésta. Las comunicaciones patológicas causan estress, el que si es administrado en forma regular, termina produciendo una adicción. Esto abre las puertas para que personalidades aún más enfermas o depravadas accedan a la dirección de la organización (y a eso hay que sumar que los psicópatas no tienen ningún escrupulo a la hora de conseguir sus objetivos… cosa de mirar la historia y las purgas dentro de sus mismas filas de los nazis y comunistas, eliminando a los potenciales rivales que pudieran ser obstáculos al momento de tomar el poder total… mismas tácticas del capitalismo esta vez institucionalizadas a través de las corporaciones).

¿Estamos adoptando comportamientos psicopáticos? Pues si no somos psicópatas pero estamos bombardeados por relaciones de ese tipo, nos convertiremos en sociópatas simplemente por defensa.

Una vez más el problema es la ignorancia. El conocimiento es poder, y en este caso es una vacuna para inmunizarse. Hay que informarse, entender que la ciencia y la psicología nos muestran que no podemos confiar en cualquiera. En palabras de Robert Hare, el psicólogo que más le ha dado al tema de la psicopatía, y que cuyo test (que les dejaré mas abajo, en version para adultos y para niños) es el más utilizado hoy en día para el diagnóstico de psicopatías (la escala hare.1996):

Eduard Punset: Y si aplicáramos la escala Hare en todo el mundo, se llegaría a la cifra de 1% de la población total que padece psicopatía, el mismo índice que el de la esquizofrenia, o incluso más ¿no? De esto es lo que estamos hablando, lo que es muchísimo, ya que por ejemplo en EEUU es 2 millones de personas…
Robert Hare: Es más de lo que nos pensamos, y si piensas no sólo en el número de casos sino en su impacto… Si piensas a la cantidad de personas que afecta la esquizofrenia: a la familia, a los amigos más próximos y a la propia persona a la que también crea un gran sufrimiento. Pero los psicópatas no sienten ninguna angustia personal, ellos no tienen ningún problema, el problema lo tienes tú, y durante el curso de sus vidas afectarán a cientos y quizá a miles de personas, de manera que su impacto en la sociedad está fuera de todas las proporciones, más que en números de casos.

Eduard Punset: Hablemos de las terapias, ya que hay algo increíble y fascinante. Tu dices que nos olvidemos de los programas de rehabilitación para estas personas, ya que es posible que funcionen al revés, y que esta gente aprenda cómo engañar. De manera que lo mejor es no rehabilitarlos con un programa convencional. Cómo les decimos esto a los jueces y a los encargados de lar cárceles, y los profesores ya que no funciona ningún programa ni ningún medicamento ¿no?
Robert Hare: Tienes razón, los programas tradicionales de rehabilitación ayudan muy poco a los delincuentes psicópatas, y existen estudios que demuestran que delincuentes que siguieron estos programas acabaron cometiendo crímenes más graves que si no se hubieran tratado. No es que el programa empeorara la situación, es que el programa no era el adecuado y todo lo que hicieron es aprender nuevas formas de manipular a las personas. Pero no quiero que tú o la audiencia tengan la impresión de que no hay nada que se pueda hacer; porque hay varios países, como Nueva Zelanda, el Reino Unido, y Canadá, donde están trabajando con programas diseñados específicamente para estos individuos. Uno de mis colegas y yo estamos trabajando en un nuevo programa que apela no a su sentido de la conciencia, o su falta de empatía, sino que se basa en el comportamiento cognitivo. Queremos cambiar el comportamiento… es muy difícil pero hay que probarlo ya que lo único que hacemos ahora es encerrarlos. A mucha gente les gusta esto: a los psicópatas como no se les puede hacer nada se les encierra. Pero esto presenta un peligro para todos. Lo que queremos hacer es presentar unos programas adecuados, que logren reducir la propensidad a la violencia.
Eduard Punset: La ultima pregunta es casi irrelevante después de todo lo que hemos dicho. Iba a preguntarte por qué han tardado tanto los expertos en diferenciar el comportamiento de los psicópatas del resto de los criminales.
Robert Hare: La pregunta no es irrelevante, y de hecho es una pregunta muy importante. Me gustaría tener una buena respuesta, pero sólo te daré algunas ideas. Tendemos a pensar que las otras personas piensan de la misma manera que nosotros, y nos gusta creer que la gente es buena.
Eduard Punset: Que la gente es inherentemente buena.
Robert Hare: Pensamos que si se les da una oportunidad todo irá bien. Algunas personas creen que si les damos un cachorro de perro, un abrazo y un instrumento musical, ya estarán bien. No estarán bien. Esto es parte del problema.
Eduard Punset: No todo el mundo es inherentemente bueno: esto es difícil de aceptar.
Robert Hare: No es que sean inherentemente malos, es que algunas personas son más difíciles de socializar que otras. Y los psicópatas se encuentran entre los que son más difíciles. Pero uno de los problemas que existen para tratar esta enfermedad en concreto es que es difícil reconocerlos. Yo di una conferencia en Gales, antes de venir aquí, que tenía el título de “Serpientes vestidas con Traje” y hablaba del psicópata que no está en la cárcel, sino el que está en el equipo de gestión, o es un comercial, o es un marido o esposa. Son personas que no reconocemos, pero las víctimas sí las reconocen. Normalmente cuando acabo de dar una conferencia me dicen cosas como “acabas de describir a una persona que está en mi vida pero que no está en la cárcel”. Los gobiernos y la sociedad quieren una salida fácil, y una salida fácil es decir que todos estos problemas son económicos o sociales. Si invirtiéramos más dinero todo el mundo estaría bien, pero esto no es así. En un mundo utópico el psicópata sobresaldría, ya que sería el predador, porque eso es lo que hacen, se aprovechan de las personas. Podemos tener una utopía perfecta y seguiría habiendo psicópatas.
Eduard Punset: Y esto es políticamente incorrecto.
Robert Hare: Sí y no nos gusta utilizar el término psicópata, aunque están en todas las áreas donde se puede obtener algo: desde pozos con agua, tierras de labranza o allá donde haya poder o prestigio. Donde se pueda obtener dinero habrá un psicópata bien vestido e inteligente que le atrae estas cosas y que lo hará muy bien para conseguirlo. De manera que hay muchas áreas: negocios, política, etc, en las que el psicópata inteligente encontrará un hogar muy confortable.”

(fuente: RTVE )

De un antiguo grupo al que era asiduo, rescato una gran verdad: “El conocimiento protege”. Asi que a continuación les dejo un par de documentos y tres links atingentes. Úsenlos sabiamente.

Ah! y cómo no dejar esto: el documental completo, con subtítulos en español. Acomódate, pues dura dos horas y media aprox.

Agresivos encubiertos II

Esta entrada es la parte 4 de 14 en la serie Profilaxis Social

La traducción correcta del término es “Agresivos -pasivos”. Citando nuevamente a George K Simon, en su libro “In sheeps clothing”, acá van algunas tácticas para enfrentar a estos personajes:

No acepte excusas. No compre ninguno de los muchos motivos (racionalizaciones) que alguien puede ofrecer para explicar la agresividad, ser encubiertamente agresivo, o cualquier otro comportamiento inadecuado. Si el comportamiento de alguien está mal o es dañino, las racionalizaciones que ofrezcan son irrelveantes. Los fines nunca justifican los medios. De este modo, no importa cuánto sentido tenga una “explicación” sobre un comportamiento, no la aceptE. Recuerde que la persona que ofrece a una excusa está trantando de mantener una posición de la cual debiera retroceder (…)

Juzgue acciones, no intenciones. Nunca intente “leerle la mente” o adivinar el por qué alguien hace lo que hace, sobre todo cuando hacen algo hiriente. NO hay forma de que usted realmente lo sepa , y al final, es irrelevante. Ser atrapado en lo que podría estar pasando en la mente del agresor es un buena forma de desviarse de la cuestión realmente pertinente. Juzgue el comportamiento en sí mismo. Si lo que una persona hace es dañino de algún modo, préstele atención y lidie con el tema. (…)

Haga peticiones directas. Al pedir cosas, esté claro sobre lo que usted quiere. Use el “yo”. Evite generalidades. (…) Hacer peticiones directas y específicas tiene dos ventajas. Primero, esto da al manipulador poco espacio para distorsionar (o reclamar que entendieron mal) lo que usted quiere o espera de ellos. Segundo, si usted no consigue una respuesta directa y razonable a una petición directa y razonable, usted ya sabe que el manipulador está luchando con usted (…)

Acepte sólo respuestas directas. Una vez que usted ha hecho una petición clara y directa, insista en una respuesta clara y directa. Siempre que no reciba una, pregunte otra vez. No haga este de un modo hostil o amenazante, sino que respetuosamente afirme que la cuestión que usted planteó es importante y merece ser abordada directamente. (…)

Permanezca enfocado en el aquí y ahora. Focalívese en las cuestiones a mano. Su manipulador probablemente tratará de sacarlo del carril con tácticas de diversión y evasión. No permita que estas tácticas le conduzcan lejos del comportamiento problemáctico que usted trata de encarar. (…)

Al encarar el comportamiento agresivo, mantenga el peso de la responsabilidad en el agresor. Esta puede ser la cosa más importante a recordar, Si usted está encarando a un agresor sobre un comportamiento inadecuado, mantenga el foco en lo que ellos hicieron para perjudicar, no importa qué tácticas usen para pasarle la pelota. No acepte sus tentativas de cargarle la culpa o la responsabilidad. Siga preguntándoles qué harán para corregir su comportamiento. No haga caso de cualesquiera racionalización que hagan y no les permita esquivar la cuestión. (…)

Cuando usted lo encare, evite el sarcasmo, hostilidad, y observaciones ofensivas. Las personalidades agresivas siempre buscan una excusa para ir a la guerra. Entonces ellos interpretarán cualquier clase de la hostilidad como un “ataque” y se sentirán justificados en lanzar una ofensiva. Además, atacando su carácter los “invita” a usar su táctica ofensiva favorita como la negación, falta de atención selectiva o culpar a otros. No retroceda ante la confrontación necesaria, pero esté seguro de encarar en una manera sincera, incluso no agresiva. Concéntrese sólo en el comportamiento inadecuado del agresor. (…)

Esté listo para las consecuencias. Siempre permanezca consciente de la determinación del agresivo encubierto (agresivo pasivo) de ser el vencedor. Este significa que, si por alguna razón, ellos se sienten derrotados, probablemente intentarán algo a fin de recobrar la ventaja, y un sentido de vindicación. Es importante estar listo para esta posibilidad y tomar la acción apropiada para protegerse. (…)

Sea honesto con usted mismo. Sepa y “posea” sus propios objetivos. Esté seguro de cuales son sus verdaderas necesidades y deseos en cualquier situación. Ya es bastante malo que usted nunca puede estar seguro de qué es lo que trama un manipulador. Pero engañarse a usted mismo sobre sus propias necesidades puede ponerle realmente en doble peligro. (…)

Agresivos Encubiertos

Esta entrada es la parte 5 de 14 en la serie Profilaxis Social

(Citando al psicólogo George Simon, de su libro “In Sheeps Clothing”)

Hay dos tipos básicos de agresión: agresión abierta y agresión encubierta. Cuando usted está determinado para obtener algo y es abierto, directo y obvio en su manera de enfrentamientos, su comportamiento es etiquetado como abiertamente agresivo. Cuando usted debe “ganar”, dominar o controlar, pero en forma sutil, secreta o bastante engañosa para esconder sus intenciones verdaderas, su comportamiento es más apropiadamente etiquetado como encubiertamente agresivo. Ahora, evitar cualquier demostración abierta de la agresión y simultáneamente intimidando a otros para que le den lo que usted quiere, es una maniobra poderosamente manipuladora. Por eso la agresión encubierta es el vehículo para la manipulación interpersonal usado más a menudo.

El proceso de Victimización

Durante mucho tiempo, me pregunté por qué las víctimas de manipulación les cuesta tanto ver lo que sucede en interacciones manipuladoras. Al principio, estuve tentado de criticarlos. Pero he aprendido que son engañados por algunas muy buenas razones:

  1. La agresión de un manipulador no es obvia. Nuestras tripas puede decirnos que ellos luchan por algo, luchan para vencernos, ganar poder, o hacer las cosas a su manera, y nos encontramos inconscientemente en la defensiva. Pero porque no podemos señalar pruebas objetivas y claras de que nos atacan, no podemos validar fácilmente nuestros sentimientos.
  2. Las tácticas usadas por los manipuladores pueden hacerlo parecer que están dolidos, se preocupan, defendiéndose…, casi todo menos que están peleando. Esta táctica es difícil de reconocer simplemente como estrategia inteligentes. Ellos siempre hacen lo suficiente para que la persona dude de su comprensión visceral de que está siendo víctima de abuso o toma de ventajas. Además, la táctica no sólo dificulta que consciente y objetivamente vea que un manipulador lucha, sino que simultáneamente le mantienen a la defensiva. Estos rasgos las hacen armas psicológicas muy eficaces a las cuales cualquiera puede ser vulnerable. Es difícil pensar claramente cuando alguien le tiene huyendo emocionalmente.
  3. Todos nosotros tenemos debilidades e inseguridades que un manipulador inteligente podría explotar. A veces, somos conscientes de estas debilidades y de cómo alguien podría usarlos para aprovecharse de nosotros. Por ejemplo, oigo que padres dicen cosas como: “sí, sé que tengo un botón de culpa bien grande.” – Pero cuando su niño manipulador empuja afanosamente aquel botón, ellos pueden olvidar fácilmente lo que realmente sucede. Además, a veces somos inconscientes de nuestras vulnerabilidades más grandes. Los manipuladores a menudo nos conocen mejor que nosotros mismos. Ellos saben qué botones presionar, cuando y con qué fuerza. Nuestra carencia del conocimiento de sí mismo nos pone en situación de ser explotados.
  4. Lo que nuestras tripas nos dicen cómo es un manipulador, desafía todo que nos han enseñado creer sobre la naturaleza humana. Hemos sido inundados de una psicología que nos tiene viendo a todos, al menos hasta algún grado, como miedosos, inseguros o “colgados”. De este modo, mientras nuestro institno nos dice que tratamos con un complotador despiadado, nuestra cabeza nos dice que ellos realmente deben ser personas asustadas o heridas “por dentro”. Lo que es más, la mayor parte de nosotros generalmente odia pensar en sí misma como gente insensible y cruel. Vacilamos en hacer juicios duros o aparentemente negativos sobre otros. Queremos darles el beneficio de la duda y asumir que ellos realmente no abrigan las intenciones malévolas que sospechamos. Tenemos más tendencia a dudar y culparnos por atrevernos a creer lo que nuestro instinto nos dice sobre el carácter de nuestro manipulador. […]

Mientras, desde cierta perspectiva podríamos decir que alguien con este comportamiento defiende su ego de cualquier sentido de vergüenza o culpa, es importante darse cuenta que al tiempo que el agresor expone estos comportamientos, él no está principalmente defendiendo (es decir intenta impedir que ocurra algún acontecimiento internamente doloroso), sino que pelea para mantener una posición, ganar poder y quitar cualquier obstáculo (tanto interno como externo) en el camino de obtener lo que él quiere.

Ver al agresor a la defensiva en cualquier sentido es una trampa para victimizar.

El reconocimiento de que ellos están principalmente a la ofensiva, prepara mentalmente a una persona para la acción decisiva que deben tomar a fin de evitar ser atropellados.

Por lo tanto, pienso que es lo mejor entender muchos de los comportamientos mentales (no importa cuán “automático” o “inconsciente” pueden parecer) que a menudo observamos como mecanismos de defensa, como tácticas de poder ofensivas, porque las personalidades agresivas los emplean principalmente para manipular, controlar y conseguir el dominio sobre otros.

Más que tratar de prevenir que suceda algo emocionalmente doloroso o terrible, cualquiera que use estas tácticas está tratando principalmente de asegurar que algo que ellos quieren que pase, suceda. […]

Negación – Esto es cuando el agresor rechaza confesar que ellos han hecho algo dañino o hiriente cuando claramente lo hicieron. Es una manera de mentir (a ellos, así como a otros) sobre sus intenciones agresivas. Esta táctica del “¿Quien?… ¿Yo?” es una forma de “jugar al inocente”, e invita a la víctima a sentirse injustificada al encarar al agresor sobre su comportamiento inadecuado. Esta es también la forma en que el agresor se da el permiso de tener la razón en hacer lo que ellos quieren hacer. Esta negación no es de la misma clase de la negación de una persona que acaba de perder a un ser amado y que no puede aceptar completamente el dolor y la realidad de la pérdida. Aquel tipo de negación es principalmente una “defensa” contra una ansiedad y daño insoportable. Entonces, la negación anterior no es principalmente una “defensa”, sino que una maniobra que usa el agresor para conseguir que otros se echen para atrás, descolgarse o sentirse tal vez hasta culpable por insinuar que él hace algo incorrecto. […]

Falta de atención Selectiva – Esta táctica es similar y a veces confundida con la negación. Ocurre cuando el agresor “juega al tonto”, o actúa como olvidadizo. Al usar esta táctica el agresor activamente no hace caso de las advertencias, súplicas o deseos de otros, y en general, rechaza prestar atención a todo lo que podría distraerlo de perseguir sus propios objetivos. A menudo, el agresor sabe muy bien lo que usted quiere de él cuándo comienza a exponer este comportamiento de “¡no quiero oírlo!”. Usando esta táctica, el agresor activamente se resiste a las tareas de prestar atención…

Racionalización – una racionalización es la excusa que un agresor trata de ofrecer para involucrarse en un comportamiento inadecuado o dañino. Ésta puede ser una táctica eficaz, sobre todo cuando la explicación o justificación del agresor tiene el suficiente sentido como para que cualquier persona razonablemente conciente la compre totalmente. Es una táctica poderosa porque no sólo sirve para quitar cualquier resistencia interna que el agresor podría tener sobre hacer lo que él quiere hacer (calmando cualquier náusea de la conciencia) sino que también le saca aotros de encima. Si el agresor puede convencerle que lo que hace es justificado, entonces él queda más libre para perseguir sus objetivos sin interferencias. […]

Desviación – Un objetivo móvil es difícil de golpear. Cuando tratamos de sujetar a un manipulador o tratamos de tener una discusión enfocada en una sola cuestión o comportamiento que no nos gusta, él es el experto en saber como cambiar el tema, esquivar la cuestión o de algún modo nos lanzan una curva. Los manipuladores usan distracción y técnicas de desviación para mantener el foco lejos de su comportamiento, alejarnos de la pista, y quedar libre para sus propios fines egoistas y ocultos. […]

Mentira – es a menudo difícil saber cuándo una persona miente mientras lo hace. Por suerte, hay momentos en que la verdad sale a flote porque las circunstancias no confirman la historia de alguien. Pero también hay momentos cuando usted no sabe que ha sido engañado hasta que es demasiado tarde. Un modo de minimizar las posibilidades de que alguien lo pisotee es recordar que puesto que las personalidades agresivas de todos los tipos generalmente no se detendrán ante nada para conseguir lo que ellos quieren, usted puede esperar que ellos mientan y hagan trampas.

Otra cosa a recordar es que manipuladores – las personalidades encubiertas agresivas que son – son propensas a mentir de modos sutiles, encubiertos. Los tribunales están bien conscientes de las muchas formas en que la gente miente, aún cuando ellos requieren en los juramentos de tribunal que los testigos digan “la verdad, sólo la verdad, y nada más que la verdad”. Los manipuladores a menudo mienten reteniendo una cantidad significativa de la verdad o deformándola. Son expertos en ser vagos cuando usted les hace preguntas directas. Es un modo hábil de mentir por omisión. Tenga esto en mente cuando trate con un sospechoso de ser lobo vestido de oveja. […]

Intimidación Encubierta – los Agresores con frecuencia amenazan a sus víctimas con mantenerlos ansiosos, aprensivos y en una posición baja. Los agresivos encubiertos intimidan a sus víctimas haciendo veladas (sutil, indirectas e implícitas) amenazas. Causar culpa y vergûenza son dos de las armas favoritas de los agresivos encubiertos. Ambas son tácticas especiales de intimidación.

Crear culpa – Una cosa que las personalidades agresivas saben bien es que otros tipos de personas tienen conciencias muy diferentes a las de ellos. Los manipuladores son a menudo expertos en utilizar la mayor conciencia de sus víctimas para mantenerlos en la duda de sí mismos, ansiosos y sumisos. A más conciencia tiene la víctima potencial, la culpa es más eficaz como arma.

Las personalidades agresivas de todos los tipos usan la creación de culpa como táctica manipuladora en forma tan frecuente y con tanta eficacia, que demuestra cuan fundalmente diferentes de carácter son al compararlos con otras personalidades (sobre todo neurótica). Todo lo que un manipulador tiene que hacer es sugerir a la persona consciente que ellos no se preocupan bastante, son demasiado egoístas, etc, y aquella persona inmediatamente comenzará a sentirse mal. Por el contrario, una persona consciente podría intentar que un manipulador (o cualquier otra personalidad agresiva) se sienta mal por su comportamiento hiriente, reconocer su responsabilidad, o admitir la maldad, sin lograr absolutamente nada.

Avergonzar – Este es la técnica de usar sarcasmo sutil y observaciones ofensivas como un medio de miedo creciente y duda de sí mismo en otros. Los agresivos encubiertos usan esta táctica para hacer que otros se sientan inadecuados o indignos, y por lo tanto, sean deferente con ellos. Esto es un modo eficaz de crear un sentido continuo de insuficiencia personal en la parte más débil, permitiendo así a un agresor mantener una posición de dominio. […]

Desempeñando el Papel de Víctima – Esta táctica implica retratarse como una víctima inocente de circunstancias o comportamiento de alguien más a fin de ganar la compasión, evocar la compasión y así conseguir algo del otro. Una cosa con la que cuentan las personalidades agresivas encubiertas es el hecho que las personalidades menos hostiles y crueles por lo general no pueden soportar el ver a alguien sufrir. Por lo tanto, la táctica es simple. Convenza a su víctima que usted sufre de algún modo, y ellos tratarán de aliviar su angustia. […]

Vilipendiando a la Víctima – Esta táctica es con frecuencia usada junto con la táctica de desempeñar el papel de víctima. El agresor usa esta táctica para hacerlo parecer que él sólo responde (es decir se defiende contra) la agresión de parte de la víctima. Esto permite al agresor poner mejor a la víctima a la defensiva. […]

Desempeñar el Papel de Criado – Los agresivos encubiertos usan esta táctica para encubrir sus agendas egoístas bajo el aspecto de servicio a una causa más noble. Esto es una táctica común, pero difícil de reconocer. Pretendiendo trabajar mucho en el nombre de alguien más, los agresivos encubiertos ocultan su propia ambición, deseo de poder, y búsqueda de una posición de dominio sobre otros. […]

Un escándalo reciente que envuelve a un tele-evangelista causó que su iglesia que lo censuraba por un año. Pero él dijo a sus fieles que no podía detener su ministerio porque él tuvo que ser fiel a la voluntad del Señor (Dios supuestamente se dirigió a él y le dijo que no de marchase). Este ministro era claramente desafiante de las autoridades establecidas de su iglesia. Aún así, se presentó como una persona humildemente sumisa a las autoridades “más altas”. Un sello característico de las personalidades encubiertas agresivas es que profesa en voz alta el servilismo, al tiempo que luchan por el dominio.

Seducción – las personalidades encubiertas agresivas son expertas en encantar, alabar, adular o de apoyar abiertamente a otros a fin de conseguir bajar su defensa y rendir su confianza y lealtad. Los agresivos encubiertos son también en particular conscientes de que la gente que es hasta cierto punto emocionalmente necesitada y dependiente (y esto incluye a la mayor parte de personas que no tienen desórdenes de personalidad) quiere la aprobación, tranquilidad, y más que nada, un sentido de ser valorado y necesitado. Parecer ser atento a estas necesidades puede ser el boleto de un manipulador para obtener un poder increíble sobre otros. […]

Proyectando la culpa (culpando a otros) – las personalidades Agresivas siempre buscan un modo de cambiar la culpa por su comportamiento agresivo. los agresivos encubiertos no son sólo expertos encontrando cabezas de turco, son expertos en hacerlo en forma sutil, dificil de detectar.

Minimización – Esta táctica es una clase única de negación conectado con la racionalización. Usando esta maniobra, el agresor intenta afirmar que su comportamiento abusivo no es realmente tan dañino o irresponsable como alguien podría reclamar. Esto es la tentativa del agresor de hacer convertir una montaña en un hoyo de topo.

He presentado la principales tácticas que usa los agresivos encubiertos para manipular y controlar a otros. No son siempre fáciles de reconocer. Aunque todas las personalidades agresivas tiendan a usar estas tácticaa, los agresivos encubiertos generalmente los usan hábilmente, de manera sutil. Alguien tratando con una persona encubiertamente agresiva tendrá que aumentar la sensibilidad de nivel visceral frente al uso de esta táctica si quieren evitar ser sus víctimas.

El enemigo interior

Esta entrada es la parte 6 de 14 en la serie Profilaxis Social

El hombre es un ser lleno de potencial. Para lo más elevado y lo más depravado. ¿Por qué? Al parecer la ciencia podría tener una respuesta, explorando la biología del cerebro.

¿Sabían que en realidad no tenemos uno, sino tres cerebros? Claro, todos están protegidos dentro del cráneo, pero en realidad son tres entidades distintas interconectadas: el neocortex, el límbico y el reptiliano.

Interesante nombre. Reptiliano. Según Paul McLean este pedazo del cerebro, el más primario, el nucleo sobre el cual el resto fue construido, y que fue moldeado hace más de 60 millones de años por la naturaleza, tiene como función principal decidir si atacar o huir. Es donde se alojan todas las funciones básicas: comer, dormir, echarse un polvo, cagar. Y aún más interesante, es donde se alojan el comportamiento agresivo, la territorialidad, y en general cualquier comportamiento repetitivo y básico.

Para más detalles sobre los tres cerebros, les invito a revisar este enlace, y este otro.

La cosa es que el cerebro reptiliano me ha llamado la atención. O sea, puede explicar muchas cosas. Según uno de los enlaces que les di más arriba:

El reptiliano está involucrado en la concepción de delimitación territorial, así como en una existencia rígida y casi programada. Es típica de esta conducta la repetición: un reptil nunca improvisa o investiga nuevas maneras de llegar desde esta piedra hasta ese árbol, ya una vez aprendido un camino, morirá haciendo una y otra vez el mismo itinerario.

Por eso puede vinculárselo a los rituales y ceremonias, a las convenciones religiosas, a las acciones legalistas, así como a los comportamientos obsesivos y rutinarios. Está claro que este cerebro presenta la infraestructura neural ideal para la persuasión política. (…)

Puede atribuirse al cerebro reptiliano una participación decisiva para comprender algunos fenómenos sociales como la violencia destructiva, la histeria de masas, la importancia de las modas pasajeras y el consumismo.

El cerebro reptiliano se comporta en el hombre como legado neurótico de un super-yo ancestral que le impide adaptarse y crear situaciones nuevas, lo cual explica la fuerte resistencia a los cambios que experimentan la mayoría de los seres humanos, independientemente de sus ventajas o desventajas.

Pero hay más. Carlos Castaneda, en su libro “El lado activo del infinito”, contaba que Don Juan le reveló el gran secreto: que existen predadores y nosotros somos su alimento. Y que la forma de dominarnos es simple y efectiva: pusieron una parte de sí mismos en nosotros. (para ver un trozo de esta conversación, pinchen acá).

La misma idea del predador es expuesta por en sus libros “Defendamonos de los dioses” y “La granja humana”. Debo confesar que cuando leí “Defendamonos…” todo el mundo se me vino abajo. De pronto todo tuvo sentido y comenzó mi búsqueda de respuestas.

Y ahora vemos que una parte de nuestro cerebro nos juega en contra para alcanzar la paz y la armonía. Interesante ¿eh? Un hecho científico que confirma parte de las ideas de Castaneda y Freixedo.

¿Cuánto más es cierto? Si relacionamos esto con la idea de los , y la de los , tenemos un cuadro mucho más completo de lo que realmente sucede.

Quizás es tiempo de mirar hacia adentro y ver que el enemigo es interior. Y que, por lo mismo, podemos lidiar con él de forma tan directa como darle una trompada. ¿Cómo? Simple y complejo: conocíendonos a nosotros mismos, trabajando para que no nos controle nadie ni nada, ni siquiera nuestras propias emociones y arranques. Y eso, al final, es un trabajo personal.

La responsabilidad es nuestra.

TAGS: , , , , , .

El bien y el mal

Esta entrada es la parte 7 de 14 en la serie Profilaxis Social

¿Por qué la gente sin escrúpulos escala en la sociedad? Simple. Porque precisamente no tienen escrúpulos. Porque no hay ataduras a nada que no sea uno mismo.

Ya lo comentaba con amigos: los que predicamos la tolerancia estamos en dificultades, pues tenemos que tolerar hasta lo intolerable. Pero ¿debe ser tan así?

Una cosa es ser espiritual, y otra huevón. Porque ¿debo poner la otra mejilla aunque me vayan a arrollar? No lo creo. No soy Gandhi, no tengo alma de martir y no estoy dispuesto a que me pasen por encima.

¿Cuál es el justo punto medio? Uno tiene un ideal al cual se aferra, una imagen de lo que quiere llegar a ser… y trabaja para tratar de lograrlo.

A veces siento que las restricciones que nos autoimponemos son cadenas de las cuales debemos librarnos, pero otras veces siento que son elecciones propias, que nos diferencian del caos y de lo amoral. Porque creo firmemente en que hay una diferencia en las opciones que tomamos.

Según algunas filosofías las emociones son algo de lo que debemos prescindir, que no existe el bien ni el mal, que todo es relativo… pero hay algo que me dice en mi interior que las cosas no son tan así.

He tenido esta conversación una y otra vez, y siempre llego a lo mismo: si el bien y el mal no existen, entonces que haya existido Hitler y cometido esas barbaridades, daría lo mismo ¿no? Si es así, podría hacer lo que se me venga en gana, incluyendo matar, mutilar, violar, robar, etc.

Quiero creer que aún cuando las interpretación de las cosas depende del observador, hay cosas que marcan el límite entre lo “bueno” y lo “malo”. Quizás el problema radica en la definición de “bueno” y “malo”. Para mi, lo bueno es aquello que me hace evolucionar como persona y ayudar a mi entorno. Con esta definición operativa, puedo distinguir qué acciones son buenas y cuales malas. Y claramente el matar, joder a los demás, etc, etc, etc, son malas.

Se dice por ahí que los actos que atentan contra el libre albedrío de los demás sería lo “malo”, lo que calza con mi interpretación. Pero permitir que en nombre del libre albedrío, otro haga lo que se le venga en gana… es un problema. ¿Debería, por ejemplo, respetar el libre albedrío de los ejecutores en los campos de concentración, que les permitía matar? ¿Y si los detengo, hago cualquier cosa para evitarlo, estoy violando su libre albedrío, siendo también yo malo por ello?

Creo que es algo demasiado simplista. Al fin, hay cosas que se deben hacer. Y ser castigado por hacer algo que se sabe se debe hacer pero que nadie quiere ensuciarse las manos con ello… me parece injusto.

El problema de este razonamiento es que es facilmente utilizable para justificar asesinatos políticos, operaciones encubiertas, etc.

Entonces ¿cual es la respuesta? ¿Ser tan conciente de que mis acciones repercutirán de cualquier forma en el libre albedrío de los demás que me paralize y ni siquiera quiera ayudar a alguien tirado en la calle, por el compromiso que ello implica?

No sé. No lo creo. Asi que sigo buscando.

Vampirismo Emocional

Esta entrada es la parte 9 de 14 en la serie Profilaxis Social

Curioseando en Planeta Blogs, me he dado cuenta de una tendencia preocupante: Los blogs que llaman mi atención son aquellos en que sus protagonistas se están cortando las venas (o a punto), tienen la vida hecha trizas y/o/u sufren como si les echaran limón en las heridas abiertas (junto con todo el menjunje de aliños completos).

No deja de ser curioso, pues en general huyo de esas cosas. ¿Se estará despertando en mi el vampirismo emocional del que profitan (exitosamente) tantos medios, como la TV y su profeta en la prensa escrita? ¿Será que estoy cayendo en las garras de aquello de lo que he renegado una y mil veces? ¿ah?

Quizás la respuesta es que es más entretenido leer eso que seguir con bits, lenguajes, estándares, y la guerra de los browsers. Hay gente detrás, y se nota. Pero ¿por qué es más mejol leer eso? Claro, engancha. Es rápido, de consumo fast food. Llega, es intenso, se va y no deja huellas. Perfecto para las horas lateras de media tarde en la oficina. A quién le interesa cabecearse con temas con la mecánica cuántica y la teoría del caos (magia incluida). La idea es no quedarse dormido.

Ahh… la eterna trampita que nos hacemos a nosotros mismos. Rehuyo del diente del dandy, pero caigo en este otro extremo. Y al final son lo mesmo mijo. Lo mesmo. Simples escapes para tardes aburridas, suplementos anímicos para la flojera, simulacros de emoción para cuando no se tiene ninguna. Igual que una porno, admirarse de todo lo que dura mi socio tirando con 5 mujeres y aún tiene presencia (y energía) para hacer piruetas. En el equivalente blogístico, maravillarse cómo le pasan tantas cosas a un sólo perico, que hace parecer que la vida propia es un nido de lugares comunes, obviedades y lata. Como se decía criticando a la tv: todos tiran más, mejor y más seguido que tú.

Quizás leo esas cosas para sentirme pequeño, que no soy el centro del mundo y que tampoco es una buena idea serlo. Tal vez es mi forma de luchar contra mi ego, mantenerlo en su justa proporción y, quizás, sobre todo, para agradecer que aún cuando mi vida no es tan movida como la de un doble de acción o un dandy a la caza de cuanta cosa se arratre por la tierra, sigue siendo mi vida. Y a su manera es bastante interesante.

El libro negro del Psicoanálisis

Esta entrada es la parte 10 de 14 en la serie Profilaxis Social

Esto lo escribí en otra parte, pero creo que es interesante colgarlo acá. Hace unos meses me compré el “Libro negro del psicoanálisis”, y dejé pendiente un review. Bueno, es hora de ponerme al día.

El libro es una recopilación de artículos donde el acento está dado en los problemas de la validez del psicoanálisis desde un punto de vista histórico y de la cientificidad de la disciplina.

Desde la historia, demuestra con documentación (cartas “desclasificadas”, investigaciones, etc), que todo el edificio del psiconálisis está basado en un sólo caso (La señorita Anna O.), sobre el que Freud informó que había logrado una completa recuperación (creo que era una histeria) y que nunca más la paciente había recaido. Pero se comprueba que en el momento de publicar esa afirmación, la paciente no sólo no se había curado, sino que estaba internada, y que la terapia (“talking cure”, como le lllamaba al principio) nunca funcionó. Hay muchos más casos documentados, todos sobre los casos emblemáticos sobre los que se fundamenta el “éxito” de la psicoterapia (los llamados “clásicos”). Y se demuestra que todos son fraudes que omiten información importante, elaboran interpretaciones tiradas de los pelos y finalmente ninguno logró una cura. Y lo más grave, es el abuso de su posición de poder al crear recuerdos falsos para que calzaran con su teoría.

Ejemplos: sobre la tería de los lapsus, un caso clásico es el olvido del “señor Aliquis”. En el verano de 1900 Freud, durante sus vacaciones conoció a “un hombre joven , de formación universitaria” con el que conversó sobre el antisemitismo en sus profesiones. El hombre joven estaba indignado y quiso citar unos versos de la Eneida: “Exoriar(e) aliquis nostris ex ossibus ultor” (Que alguien salga de mis huesos para vengarme), pero no se acordaba de la palabra latina aliquis (alguien). Freud le corrigió con la cita correcta (pues la conocía) y le propuso hacer una asociación libre con la palabra que le faltaba para encontrar la razón de su olvido. Partiendo de a-liquis, el joven pasó por distintas asocioaciones: reliquias – liquefacción – fluido – simón de trento, que había sido sacrificado siedno niño – las acusaciones a los judíos de colar la sangre, en torno a sacrificios rituales de niños – diversos santos del calendario cristiano – el milagro de san genaro, cuya sangre tiene fama de licuarse en fechas precisas en la iglesia de napoles, donde se la conserva. Al llegar al milagro de san genaro el joven pensó bruscamente en “una dama de la que podría fácilmente recibir una novedad tan desagradable para ella como para mí”. Entonces Freud resolvió todo: la sangre no se licuó en la fecha prevista (se interrumpió el período menstrual), anunciando un hijo no deseado. El olvido de “aliquis” mostraba la tensión entre el deseo que llegara “alguien” que le vengara por las humillaciones y sus pensamientos latentes de aborto. Entonces Freud se puso muy contento, pues su análisis era top, verificable en terceros (alguien que no fuera él).

La cuestión es que se demuestra, con documentos históricos, que el incidente nunca sucedió y que es sólo una anécdota autobiográfica disfrazada. Pasa lo mismo con otro incidente famoso (el “signorelli”). No voy a dar la lata completa, pero el resumen es el siguiente: Estaba conversando con alguien en un tren sobre pintores y trataba en vano de recordar el nombre de Luca Signorelli. En su lugar siempre le aparecían Boticcelli y Boltraffio (alumno poco conocido de Da Vinci). Después de toda una parábola interpretativa, llega a la conclusión que Boltraffio remite a Trafoi, un sitio donde había recibido una noticia que aludía a pensamientos reprimidos en relación con el tema de “muerte y sexualidad”. Lo mismo con Boticcelli. Pero también se demuestra que en esa época estaba en Milán, donde una serie de hechos (comprobados por el contenido de cartas de la época), muestra que estaba enterado de una colección de pinturas del renacimiento. Y al recorrer la galería, es inevitable encontrarse con los números 20,21 y 22: Luca SIGNORELLI, Sandro BOTTICELLI, Giovanni Antonio BOLTRAFIO. O sea, un invento de tomo a lomo.

Esto mina las bases sobre las cuales se fundamenta el psicoanálisis, pues Freud queda como mentiroso y aprovechador (causó una adicción a la cocaina a un amigo siplemente porque quería inventar un tratamiento nuevo y revolucionario, y en esa época era partidario de que la cocaina curaba todos los males. Después lo trató con morfina… y adivinen qué pasó).

Ahora, las otras críticas se refieren a la cientificidad del psiconálisis, que quedan más que demostradas. No hay aplicación del método científico, no hay refutabilidad, etc. Incluso se cita a los psicoanalistas modernos, como Jacques Lacan, quien en un arranque de sinceridad (después del cual negó lo que había dicho, aunque ya estaba escrito), dijo:

  • “El psicoanálisis está tomado en serio, por más que no sea una ciencia. Como lo mostró abundantemente un tal Karl Popper, no es una ciencia del todo porque es irrefutable. Es una práctica, una práctica que durará lo que durará. Es una práctica de la conversación.”.
  • “El psicoanálisis es una práctica delirante…. es eso lo que mejor ha hallado Freud. Y él mantuvo que el psicoanálisis nunca debe vacilar en delirar”.
  • “El psicoanláisis no es una ciencia. No tiene estatus de ciencia, no puede alcanzarlo ni anhelarlo. Es un delirio -un delirio que se espera conduzca a una ciencia- ¡Se puede esperar mucho tiempo! No hay progreso, y lo que se espera no es necesariamente lo que se consigue. Es un delirio científico”.

(Lacan es una de las más grandes figuras del psicoanálisis de los setenta. Es una de las más grandes influencias en el psicoanálisis de hoy).

De gran utilidad es un capítulo dedicado a los mecanismos de defensa de los freudianos (que se puede aplicar a muchas cosas más). Les dejo el listado:

  • Si somos tan criticados, es la prueba de que lo que decimos es verdad (falacia argumentativa. Cualquier perseguido, entonces, tiene la razón por el sólo hecho de ser perseguido).
  • Resistir al psicoanalisis es resisitir al inconsciente (Lo que Freud dice del inconsciente lo vienen diciendo los filósofos desde los griegos, por lo menos. Nada nuevo bajo el sol, ni exclusivo del psiconálisis, ni meritorio de ir a parar a la hoguera.).
  • Resistir al psicoanalisis es rechazar la sexualidad (Mentira, nuevamente. El tema de la sexualidad como causante de problemas psicológicos es muy anterior a Freud y ha seguido otras ramas. Atribuirse la revolución y exclusividad del tema es por decirlo menos, ingenuo.).
  • Los que critican al psicoanálisis rechazan la idea del determinismo (la ciencia también es determinista. Lo que se le critica es que todo, absolutamente TODO, tiene las mismas causas: represión, edipo y estupideces de ese tipo).
  • El psicoanálisis es una ciencia (ya dejamos claro que no)
  • Lo que enunciamos es confirmado por lo que observamos clínicamente (pues no, eso es mentira)
  • Si se critica al psicoanálisis es por no haber sido (o haber sido mal) psicoanalizado. (si se critica la pena de muerte, es por no haber sido (o haber sido mal) ejecutado. Falacia argumentativa).
  • Los que critican al psicoanálisis tienen la necesidad de ser curados (nueva falacia argumentativa. Es una defensa básica, en la que quien disiente es “etiquetado” con palabras que para el grupo tienen un significado negativo y/o reprobatorio. De esta forma se demoniza al disidente y se protege la integridad del pensamiento del grupo. Ocurre no sólo en el psicoanálisis).
  • El psicoanálisis no trata síntomas sino que actúa, en profundidad, sobre las causas (Ja ja. Cito a Freud: “Como regla general, nuestra terapia se ve obligada a contentarse con dirigir más pronto, de modo más seguro, con menos gastos, los buenos fines que, en circunstancias favorables, se producirían espontáneamente”. Claro. Con 10 o más años de terapia, con 2 o 3 sesiones semanales, pagadas en efectivo por cada sesión. Sí, cómo no. El psicoanálisis es, entonces, un placebo).
  • El psicoanálisis no es una psicoterapia (comenzamos las contradicciones. Es una ciencia, no es una ciencia, es una terapia, no lo es… es lo maravilloso del psicoanálisis: es y no es al mismo tiempo, dependiendo del tiempo, la presión atmosférica, el color de tus calcetines y el ánimo con que te levantes).
  • Quienes critican al psicoanálisis no leyeron o comprendieron mal los textos fundacionales (en ellos se habla que es una ciencia, se basan en errores, omisiones y mentiras. pero mas tarde el psicoanálisis cambia segun quien lo ejerza -¿sabían que no hay necesidad de ser psicólogo o psiquiatra para ejercer el psicoanálisis? Basta haber sido psiconalizado por una de las escuelas oficiales-. Todo el edificio está corrupto.)
  • A pesar de todo Freud ha sido un descubridor genial (como si eso bastara para fundamentar una disciplina. Pero no olvidemos su veta de mentiroso y falsificador de datos. Y tampoco que se basó en otros, sin inventar la rueda)
  • El psicoanálisis es el refugio de lo único: sólo el psicoanálisis respeta al individuo (Con esto se ponen el parche: cada psicoanalaista hace lo que cree que es el psicoanálisis. Sus interpretaciones de las palabras, recuerdos y sueños depende enteramente de él, pues no hay NINGUNA definición, y NUNCA se han puesto de acuerdo para ello. Pero eso implica que el psicoanálisis se reinventa con cada persona, por lo que no se puede hablar de una disciplina. Emulando un viejo chiste de judios, si juntas a tres psicoanalístas, tendrás 4 interpretaciones).
  • El psicoanálisis es una muralla contra el totalitarismo (mentira. El psicoanalista es amo y señor de su consulta y puede tratar com quiera al paciente. Es una relación de dependencia y poder llevada al extremo. en palabras dela revista marxista “Nouvelle Critique”: “el psicoanálisis, bajo la pátina de cientificidad, es en realidad un instrumento político. Despolitiza al individuo, convierte al rebelde en “neurótico” y sirve de opio a las clases medias”. Coincidentemente, por ejemplo, el psicoanálisis floreció en Argentina durante la dictadura militar, lo mismo que en Brasil. Y no olvidemos a los psicoanalistas que trabajaban con los nazis en el instituo Göering. Entonces, el argumento es absolutamente falso.).

Debo aclarar que esto es un resumen, y lo que está entre paréntesis es una mezcla del libro y mis propias conclusiones.

Finalmente, son 652 páginas, con 5 partes y 62 ensayos. Algunos se repiten, pero la idea es clara.

¿Reconoces a alguien?

Esta entrada es la parte 11 de 14 en la serie Profilaxis Social

La mayoría de los psicópatas son muy arrogantes y engreídos. Sin embargo, cuando tratan de encantar a una potencial víctima, dicen las cosas “correctas” en el momento correcto y te hacen creer que son almas buenas y generosas; no siempre, pero a menudo. La verdad es que los psicópatas no son altruistas y realmente no les importan las amistades o los lazos.

Guggenbuhl-Craig declara que son muy talentosos en aparentar mucho mas humildad que una persona promedio, pero difícilmente lo son. Algunos también pueden fingir preocupación por los estratos sociales bajos y manifiestan que están del lado de los mas débiles, los pobres, y así sucesivamente. Un psicópata puede afirmar, por ejemplo, (si es de una clase socioeconómica baja), que no las personas ricas le desagradan intensamente, pero a la vez, por dentro anhela y envidia lo que tienen. Es como el narcisista, deseando reflejar una imagen falsa de si mismo a través de sus pertenencias. Entre sus pertenencias están incluidos los seres humanos: novias, esposas e hijos. (…)

El psicópata esta lleno de codicia por dentro, relacionando al mundo a través del poder, aunque, como dije, por fuera puede afirmar estar del lado de los disprivilegiados o los oprimidos. (…) El psicópata también a menudo se identifica a si mismo como revolucionario.

(..) Como ya se mencionó, los psicópatas a menudo afirman decidirse por la segunda mejor opción (ser su propio peor enemigo) y entonces piensan que merecen algo mejor. Esto puede ser manifestado en la manera que buscan el poder – a través del dinero (es decir, bienes materiales), manipulación y/o tratando a las personas como objetos. Representando tal comportamiento, el psicópata está también tratando de “vengarce” con la sociedad y al mundo, para poder obtener retribución. Pasarán toda su vida haciendo esto, sean ricos o pobres, o cualquiera que sea su situación social (…)

Lo que es muy inquietante acerca de los psicópatas, además de su sentido de derecho especial, es la completa carencia de empatía por personas normales, ya que los (psicópatas) anti-sociales parecen carecer de conciencia moral, sintiendo poca o nada de empatía por las personas cuyas vidas tocan… el antisocial resiste sin esfuerzo toda regulación, incapaz de ver mas allá de su interés propio o de adoptar estándares de lo correcto contra lo erróneo”. [Black, XIII]

Tomado de aquí. El original está acá.

Diccionario de Supervivencia: Psicópata

Esta entrada es la parte 13 de 14 en la serie Profilaxis Social

Este es el primer producto del proyecto ALALUZ. La idea tras este diccionario es dar a conocer conceptos sobre ideas o definiciones que configuran el mundo en el que vivimos y que pueden ayudar a entender nuestro entorno. Son palabras que se usan tanto que muchas veces pierden su significado original o derechamente no se les conoce.

Así, comenzamos con la primera palabra del diccionario: Psicópata.

El principio holográfico y la física moral

Esta entrada es la parte 14 de 14 en la serie Profilaxis Social

Como ya es tradición, estoy releyendo el libro “El Síndrome de Epimeteo“, de Diego Quintana de la Uña. Me parece que llevo leyéndolo por lo menos una vez  al año desde el 2009, porque considero que su mensaje es demasiado importante y mi naturaleza epimeteica me hace olvidar ciertas cosas que no deben ser olvidadas. Así que como antídoto, una buena relectura periódica me mantiene en el camino.

En la actual repasada me llamaron la atención algunas cosas a las que no había dado mucha importancia anteriormente, pero que ahora hicieron “click”. Una de ellas es la idea de que como antídoto al relativismo moral y al nihilismo que termina llevándonos a la anomia y a la ley del sálvese quien pueda (porque no existen fundamentos sobre los cuales tener una ética universal, puesto que todo depende de las circunstancias, historia personal, preferencias y con qué pie me levanté en la mañana) , está la proposición de fundar la moral en la naturaleza. O sea, hacer una moral científica basada en la física.

Esta idea fue dada a conocer por John Baines, quien para mi sorpresa, es el seudónimo del chileno Darío Salas Sommer, Filósofo. Y no sólo eso, sino que ha logrado importantes reconocimientos internacionales (tomo esto del sitio de la embajada rusa):

El filósofo y cineasta Darío Salas Sommer (68) fue nombrado Cónsul Científico de Rusia para Latinoamérica por la Academia de Ciencias y Artes la Unión de Rusia (ANIS).

La ANIS entregó a Salas, además, el premio Vernadzcovo, el título honorífico de doctor en Filosofía y el cargo de académico en la Academia Rusa de Seguridad Defensa y Orden, el mismo que tiene el propio Presidente ruso Vladimir Putin.

Por otra parte, la Academia Rusa de Ciencias Naturales lo nombró Caballero de las Ciencias y las Artes. Vendrá una delegación – encabezada por el Presidente del Parlamento de Moscú, Vladimir Platonov- a entregar personalmente estos honores a Salas, también conocido por su seudónimo John Baines.

¿Para qué presentar tantas credenciales? Pues para validar que su idea no es sólo una locura proveniente de un tipo que reconoce abiertamente que es un seguidor de los principios herméticos (lo que a mi me parece genial, pero puede generar urticaria en otras personas).

Bueno ¿y de qué se trata la física moral? Salas la define como un

“interactuar voluntario y consciente del individuo con la Naturaleza para lograr ‘la excelencia ética y humana’. La naturaleza (…) es eminentemente sensible a las acciones y energías vitales emanadas del ser humano (pensamientos, emociones, acciones…) en forma de pulsos de biofotones, las cuales concibe indefectiblemente en su propio útero y las devuelve multiplicadas contra su autor. Quien siembra vientos recoge tempestades. Quien hace el bien recibe un bien mayor. Quien ayuda a los demás se ayuda a sí mismo. Quien daña a los demás se daña a sí mismo. Influimos y somos influidos. La vibración de lo similar atrae a lo similar.  (…) En forma práctica, el ser humano operando con esta física moral sobre su propia naturaleza inferior, limpiándola y sublimándola, depurando sus impulsos, logrará convertirse en el arquitecto de su propio destino” (pág. 188-189).

Picado por la curiosidad me puse a buscar más sobre el tema, y me encontré con los sitios oficiales de Dario Salas Sommer (que dicho sea de paso, están horribles. El uso de flash no ayuda a difundir su pensamiento). Navegando por aquí y por allá logré dar con los principios de la famosa física moral. A continuación, lo que encontré:

PREMISAS DE LA FÍSCA MORAL

  • Vivimos en un Universo consciente e inteligente, de estructura holográfica, donde existe sólo una clase de energía esencial. Lo que sucede a la más pequeña partícula afecta simultáneamente a la estructura completa, existiendo una relación inseparable entre todas las partes del Universo.
  • De acuerdo al principio holográfico, cada parte contiene el todo.
  • El todo, por tanto, es “el Creador”, energía primaria omnipotente y omnisciente de la que emana toda forma de existencia, esencia espiritual o substancia vital que sustenta toda forma de energía y materia.
  • La Naturaleza es eminentemente sensible a las acciones y energías vitales emanadas del ser humano, concibiéndolas indefectiblemente en su propio útero.
  • Somos seres híbridos que, habiendo evolucionado a partir del animal, hemos llegado a tener ciertas cualidades que nos diferencian de éste, a las  que llamamos humanas, capacidades que, por un imperativo moral, debemos desarrollar a su máxima expresión.
  • Cada  individuo es sagrado en su esencialidad porque porta   en sí la chispa divina, emanación del Creador.
  • Hemos sido creados incompletos, para que cada cual cumpla en su existencia material con el trabajo de completarse a sí mismo, debiendo decodificar la propia circunstancia vital para alcanzar la sabiduría y los valores que la acompañan.
  • El propósito  de nuestra vida es la evolución de la conciencia individual, que consiste en el desarrollo y la ampliación de las cualidades realmente humanas, a diferencia de las animales, pero dicha meta ha sido olvidada para perseguir el placer sensorial indiscriminado como objetivo primordial.
  • Somos  seres  creadores, ya  que las energías  psíquicas en nuestros pensamientos, sentimientos y acciones constituyen pulsos de biofotones que se proyectan hacia el espacio, interactuando con las fuerzas de la Naturaleza cósmica en el sentido de influirla y ser influídos.
  • Cada partícula humana modifica a la Naturaleza con sus proyecciones biofotónicas recibiendo también de rebote la energía que, a causa de nuestra acción, debe restablecer el equilibrio cósmico.
  • Si las emanaciones de un sujeto han sido constructivas, positivas y armónicas, será recompensado por una condición de carácter equivalente, ya que, en este caso, lo similar atrae lo similar, después de haber sido concebido por el útero de la Naturaleza.
  • Si  la  proyección  energética  ha  sido  destructiva,  sucia,  desarmónica  o  criminal,  el equilibrio natural hará llegar al responsable una reacción equivalentemente negativa, aunque considerablemente aumentada en su potencia, constituyendo esto el justo castigo por la violación moral.
  • El espacio está interconectado holográficamente y, sin advertirlo, el individuo interacciona constantemente con la Naturaleza, manteniendo una continua retroalimentación energética, con las consecuencias citadas anteriormente.
  • El huevo cósmico concibe irreversiblemente nuestras proyecciones fotónicas que, cual espermio de energía, se desplazan por el Universo a velocidad equivalente a la del pensamiento humano.
  • No es  preciso  creer en esto para recibir el premio o castigo que corresponde a la calidad de nuestras emanaciones personales y, sin importar lo que pensemos, pagaremos inexorablemente por nuestros pecados y seremos premiados por las acciones virtuosas.
  • “El que la hace la paga”, al margen de las buenas o malas intenciones.

Para entender esta lista de premisas hay que darle unas vueltas más. Por ejemplo ¿Qué es eso de que el universo es holográfico? ¿Qué es el principio holográfico? Mi búsqueda de mayor claridad me llevó a este video:

Ok. Entiendo lo de la holografía. Ahora ¿Cómo es eso de que lo que le pasa a una partícula afecta a otra? Pues bien, aquí viene el “entanglement”, o principio del enredo. Según la física cuántica, los átomos están “entrelazados” entre sí por alguna forma de conexión. El resultado es que al estimular un átomo, otro que esté al otro lado del universo reaccionará como si éste hubiese sido estimulado. Más info acá:

Todo perfecto hasta ahora. Pero ¿Qué diablos son los biofotones? Eduardo Punset entrevistó a quien tiene la respuesta:

Los biofotones serían las luces que emiten las células para comunicarse entre sí. Es decir, existe una comunicación celular que no es por química…  ¡sino por luz! Y no sólo eso, sino que es posible la comunicación interespecies a través de los biofotones.  Y así es como Salas lleva el argumento hasta su conclusión lógica, que es la de comunicación con la naturaleza como un todo.

Nuestros ojos no pueden ver esta luz porque no están hechos para captarlos, pero esto nuevamente confirma el dicho de que somos seres de luz… literalmente ¡Somos luz!

Pero continuando con el tema de la física moral, veamos cuáles sonb las reglas morales propuestas por Salas:

DIEZ REGLAS MORALES

  1. Priorizar los objetivos personales, estableciendo que la obligación primera y fundamental es consigo mismo, puesto que sólo autorrealizándose como ser humano completo y superior es posible entregar algo valioso al mundo y a la gente.
  2. Comprometerse con el bien y jurar lealtad al propio espíritu.
  3. Enfrentar la propia deshonestidad.
  4. Ponerse emocionalmente en el lugar de los demás, aprendiendo a comprender y tolerar al prójimo.
  5. Dominar las emociones negativas y aprender a poner la otra mejilla.
  6. Salir de la madriguera. Abandonar la estrecha cuadrícula mental en la que nos refugiamos, para abrirnos a otras realidades.
  7. Desarrollar la voluntad y templar el carácter.
  8. Vivir en armonía con la Naturaleza.
  9. Practicar la ley de equivalencia igualitaria.
  10. Desconfiar de las apariencias, esforzándose en encontrar verdades más profundas.

Es interesante que si bien se centra en el sí mismo,  el fin de la autorrealización  es servir a los demás.  Y al parecer de eso se trata.